Estilo de Vida

Cambio al horario de verano: consejos para que nuestra salud no se resienta

En la madrugada del sábado al domingo adelantaremos una hora al reloj (iStock).

Los españoles disfrutaremos de días más largos a partir de este domingo 27. Como cada año el último fin de semana de marzo, se realiza el cambio al hora. España pasará al horario de verano durante la madrugada del sábado al domingo. La tradición es relativamente moderna, ya que empezó en 1974.

Lea también: El mapa de Europa que muestra a qué hora se cena en cada país: atención a España

El debate sobre la necesidad de adelantar o atrasar el reloj está siempre sobre la mesa. Hay mucha gente que está a favor de tener una hora fija. Y aunque la Unión Europea sigue debatiendo sobre su utilidad, España ha dado carpetazo (al menos, por ahora) al asunto anunciando las fechas al cambio al horario de verano desde 2022 hasta 2026 en el Boletín Oficial del Estado.

Así pues, de la noche al sábado al domingo los relojes se adelantarán una hora y a las 2.00 serán las 3.00. Por su parte, los canarios realizarán este cambio a la 1.00. El cambio será automático en los dispositivos electrónicos. Sí deberemos cambiar las manijas de forma manual en los aparatos analógicos.

¿Desde cuándo España cambia de horario?

Con este adelanto de una hora en el reloj, los días pasarán a ser más largos y luminosos hasta llegar a la jornada con más horas de luz: el 21 de junio, que coincide con el solsticio de verano. España lleva cambiando la hora de forma ininterrumpida desde 1974. La primera crisis del petróleo impulsó a algunos países a adelantar el horario para aprovechar la luz solar y disminuir así en consumo eléctrico. 

¿Cómo afecta el cambio de hora a nuestra salud?

Tanto en octubre como ahora en marzo, es común que algunas personas experimenten una sensación parecida al jet-lag. Estos trastornos ocurren por el desajuste de nuestro reloj biológico y la hora real. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), a nuestro organismo le cuesta más adaptarse al horario de verano que al de invierno porque pierde una hora.

Lea también: No, una copa de vino al día no equivale a una hora de gimnasio: esta es la verdad

Como consecuencia, el cansancio, la somnolencia, la falta de concentración, irritabilidad, o cierta dificultad al dormir pueden aparecer en personas jóvenes, mientras que los más mayores podrían sufrir episodios de cefaleas, epilepsia o trastornos de sueño.

El cambio de hora puede producir una sensación parecida al 'jet lag' (iStock).

Consejos para adaptarnos al horario de verano

¿Qué podemos hacer para 'sobrevivir' al cambio de hora? La SEN aconseja adelantar nuestras rutinas de sueño y alimentación unos 15 minutos de forma progresiva los días previos. También se recomienda que durante estos días evitemos las siestas para que cuando llegue la noche tengamos más sueño. 

Lea también: El error que cometes a la hora de cocer un huevo (y no lo sabías): así se hace de forma correcta

Tener una rutina de sueño constante, es decir, irse a la cama y levantarse tanto en diario como en fin de semana a la misma hora, puede ayudar a adaptarnos a la nueva hora. Por último, debemos procurar pasar tiempo al aire libre lo máximo posible, ya que la exposición a la luz solar reduce nuestra sensación de cansancio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin