Estilo de Vida

Santacha, lo más nuevo de la oferta gastronómica de Chamberí consagrado al picote a otro nivel

Santacha, un lugar consagrado al picoteo con una cocina basada en el producto de calidad.

El último local abierto en el barrio madrileño es un espacio consagrado al picoteo en un ambiente cómodo y acogedor, con platos básicos que siempre funcionan, pero con su toque especial. Para sentirse como en casa.

Los propietarios de La Vanduca acaban de abrir su segundo local en Madrid, una apuesta por un ambiente cómodo y acogedor –con interiorismo de Sofía Calleja–, con una carta desenfadada en la que las medias raciones (muy generosas) y los platos para compartir son los protagonistas de una oferta asequible y de calidad, con un ticket medio de 35 euros, y copas para disfrutar el afterwork a diario. Y un menú diario, de lunes a jueves, por 17,50 euros.

Pero no es un espacio más para tomar unas raciones. Su cocina, a base de básicos, está muy por encima de media, sorprende en cada plato, como sus bravas –estilo 'La Vanduca'–, con su toque de sésamo y pimentón, sus croquetas de carrillera o jamón, el tiradito de salmón ahumado con salsa de cítricos y cebolla frita o el falso risotto de carrillera al vino tinto con parmesano. Están a otro nivel.

Los fines de semana se ofrecen sugerencias especialmente marcadas por la temporada, como los mejillones gallegos al vino, los huevos rotos con gambón al ajillo y trigueros o los berberechos al vapor. Y ofrecen una cuidad selección de vinos que recorren las denominaciones de origen nacionales más representativas, champanes y cavas y un nutrido grupo de espirituosos.

Dos imprescindibles de su carta: tiradito de salmón ahumado con salsa de cítricos y cebolla frita y "matrimonio" de anchoa y boquerón con salmorejo.

Para disfrutar y compartir

Tras el éxito de La Vanduca, abierto en 2015, los dueños, procedentes de Málaga, pero instalados en Madrid desde hace años, deseaban abrir un espacio en su barrio de siempre, Chamberí, y convertirlo en lugar de reunión para todos los públicos.

Para los amantes de la carne (excelente, con Discarlux como proveedor), dos imprescindibles: su pepito de solomillo de vaca en pan brioche o la hamburguesa Santacha, de ternera con huevo frito, lascas de parmesano y una salsa de vino. Y no hay que esperar a que llegue Semana Santa para probar las torrijas. Ya han llegado a Santacha –otro de los "pesos pesados" traídos de La Vanduca–. Son de brioche y las sirven caramelizadas con toffee y helado de vainilla.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin