Estilo de Vida

Rusia destruye en Ucrania el avión más grande del mundo: la impactante historia del AN-225 que ayudó con el coronavirus

  • El ministro de Exteriores ucraniano confirma la destrucción de la nave

Rusia ha destruido el avión más grande del mundo, el llamado AN-225 Myria ucraniano. La catástrofe se ha producido durante el ataque aéreo ruso sobre el aeropuerto de Gostomel, cerca de Kiev. El país pierde así una aeronave que 'regresó' en 2020 para ayudar en la pandemia del coronavirus.

Dmytro Kuleba, ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, ha sido el encargado de anunciarlo: "Puede que Rusia haya destruido nuestro 'Mriya' ('sueño' en ucraniano), pero jamás podrán destruir nuestro sueño de un Estado fuerte, libre y democrático europeo. ¡Venceremos!", ha afirmado Kuleba en Twitter.

Lea también: Zelenski: Estoy aquí y mi familia también, dice el presidente de Ucrania, que rechaza ser evacuado

Según la BBC, el avión tenía previsto partir el 24 de febrero, pero los vuelos estaban bloqueados. "Ha durado tres días hasta que ha sido destruido", han indicado. El avión ha quedado totalmente calcinado y se calcula que se puede tardar más de cinco años en recuperarlo, con un coste de 3.000 millones de dólares.

"Queremos que la Federación Rusa lo pague", ha declarado el director la empresa estatal ucraniana de infraestructuras y transporte Ukroboronprom, Yurii Gusev.

La sorprendente (y corta) historia del Antonov An-225

La historia del An-225, apodado Mriya, comienza dentro de la lucha encarnizada entre la Unión Soviética y Estados Unidos por conquistar el espacio. En los años 70 surgieron las necesidades de transportar cargas pesadas al Cosmódromo de Baikonur, en los desiertos de Kazajistán, que fue la plataforma de lanzamiento para el viaje espacial de Yuri Gagarin en 1961, el primer ser humano en llegar al espacio exterior. La carga que precisaba ser transportada era la nave espacial Buran, la respuesta de la URSS al transbordador espacial de la NASA.

La compañía Antonov recibió la orden de construir un avión que pudiera llevar a cabo esta misión. Así surgió el An-225 y el 21 de diciembre de 1988, Mriya transportó con éxito la nave espacial Buran a Baikonur. De 88 metros de envergadura, 84 metros de largo y 640 toneladas de peso, es capaz de transportar cargas de hasta 250 toneladas.

Tras esta hazaña, la Unión Soviética tenía la intención de construir tres aeronaves más. De hecho, en 1989 se colocó la primera pieza de un nuevo avión. Sin embargo, en 1991 la Unión Soviética colapsó, llevándose por delante el programa del segundo An-225. Así, hoy en día, hay solo un Antonov surcando el cielo y hay otra aeronave hermana a medio hacer en un hangar de Kiev.

¿Por qué dejó de volar el avión más grande del mundo?

En 1994, el An-225 vivo abandonó el vuelo regular pero las dimensiones y capacidad convirtieron a este aparato en esencial para el transporte. De hecho, en 2001 comenzó a usarse de nuevo en expediciones esporádicas como llevar ayuda humanitaria en catástrofes como el terremoto de Haití de 2010 o el tsunami de Japón en 2011 o la lucha contra el Covid-19 de la actualidad.

Lea también: La primera dama de Ucrania y sus hijos, escondidos en un búnker: "Hoy no habrá pánico ni lágrimas"

La guerra tecnológica de la Guerra Fría había allegado a su fin y en este nuevo escenario, esta colosal máquina era irrelevante. Las capacidades del An-225 llegaron a ser excesivas para el panorama de la aviación moderna. El otro modelo de la compañía, el Antonov An-124 con 150 toneladas de capacidad, se encargaba de hacer la mayoría del trabajo y transportar cargas más livianas. Además, los desacuerdos de Ucrania con Rusia que llegaron a su punto álgido en 2014, hicieron a los ucranianos perder proveedores claves para las piezas del avión.

El AN-225 volvió para ayudar en la pandemia del covid

El 14 de abril de 2020, esta aeronave de carga transportó material médico de un volumen récord desde China a Polonia. De esta forma, el avión más grande del mundo que vio truncado su futuro por el fracaso de la URSS, volvió a tomar el aire para luchar contra la pandemia del coronavirus. Este avión cargó con aproximadamente 100 toneladas de medicamentos, reactivos para pruebas de laboratorio, máscaras médicas y otros medios de protección con un volumen total de aproximadamente 1000 metros cúbicos que partieron de China.

"Una carga de tal volumen nunca fue transportada en el compartimiento de la aeronave en la historia de la aviación global", explica en comunicado en comunicado la compañía propietaria del avión, Antonov Company.

"Nuestro equipo está muy orgulloso de la posibilidad de contribuir y participar en la lucha contra la pandemia mundial. Los procedimientos de planificación y realización de los vuelos chárter en condiciones de cuarentena, incluidas las restricciones para el aterrizaje y el resto de la tripulación iniciada por muchos condados, requieren esfuerzos desinteresados de cada empleado de las aerolíneas: desde especialistas comerciales y operativos que trabajan en la oficina hasta pilotos y técnicos. a bordo del avión. Por lo tanto, me gustaría agradecer a todos los que participan en la organización de las misiones humanitarias desde China", señaló Vitaliy Shost, subdirector senior de Antonov Airlines.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin