Estilo de Vida

La mesa que separó a Putin y Macron es española: "No es de las más bonitas"

Vladimir Putin y Emmanuel Macron se reúnen en el Kremlim (Europa Press)

Una de las imágenes más virales de lo que llevamos de año, ha sido la de la reunión que mantuvieron Vladimir Putin y Emmanuel Macron en el Kremlim para intentar rebajar la tensión sobre el conflicto que mantiene Rusia con Ucrania. Lo realmente llamativo fue la gigantesca mesa en la que se sentaron los máximos mandatarios ruso y francés. La misma estampa se ha repetido en el encuentro entre Putin y el canciller alemán Olaf Scholz.

Lea también: El 'escenario' de 'El juego del calamar' está en España y se alquila en AirBnB: así es la Muralla Roja de Calpe

Pues bien, el imponente tablero tiene el sello de la marca España. La mesa fue fabricada por la empresa Grupo Zaragozá, con sede en Alcácer (Valencia), a principios de los años 2000. Se trata de un encargo hecho por el Kremlim en torno al 2005 a manos de un intermediario y que se suscribió en una visita de una delegación rusa a la Feria del Mueble de Valencia.

Un fabricante italiano también se atribuye la mesa del Kremlim

El mueble está hecho de madera única de haya del sur de los árboles, cuidadosamente seleccionada de árboles que crecieron a la sombra. Mide seis metros de largo, tiene tres grandes puntos de apoyo y está lacada en blanco con pan de oro por un fabricante italiano.

Y aquí viene la polémica, porque si los medios españoles hablan que la mesa es obra de Vicente, para el Corriere della Sera, el creador es Renato Pologna, que actualmente dirige la empresa Oak, fundada por su padre en Cantù, una ciudad de 37.000 habitantes al norte de Italia.

Lea también: No llueve y la falta de agua 'resucita' a este pueblo gallego: el sobrecogedor paisaje de Aceredo

"Nada más verla la reconocí [...]. Me siento orgulloso y siempre me emociono cuando veo que mi trabajo está en el trasfondo de algo importante", dice Pologna. "La realicé hace 25 años. Fue una parte muy pequeña del trabajo que hice para uno de los edificios del Kremlim en los años 95, 96 y 97. Es el edificio que se puede ver detrás del Mausoleo de Lenin". El italiano, además, estima que la mesa podría valer "100.000 euros" en la actualidad.

La mesa de Putin se hizo en Alcácer, Valencia

Cuatro al día habló con Vicente, el carpintero español que también se atribuye la creación de la mesa del Kremlim. El hombre contó en el programa que presenta Joaquín Prat en Cuatro que, efectivamente, el mueble formaba parte de un encargo realización por la Federación de Rusia en el que se incluían muchas más piezas.

Lea también: ¿Comerías grillos? La UE da luz verde a su consumo y estas son sus propiedades

A diferencia del fabricante italiano, Vicente no habló de dinero. "Barata no es. No te puedo decir lo que costó porque ya hace mucho tiempo y porque nosotros no trabajamos directos, sino a través de un cliente". El experto aseguró que no se relajó hasta que vio su obra empaquetada, tras un proceso de fabricación que pudo extenderse más de 1.000 horas.

"No es la más bonita. Tengo otras mejores", aseguró el carpintero a Joaquín Prat, explicando que en el pasado llegaron a trabajar con países como Estados Unidos, India, Singapur o Uzbekistán, además de Rusia. En la web de la empresa, especifica que también han recibido encargos de "reyes, sultanes y otros dirigentes nacionales y regionales por todo el mundo". De hecho, el presidente de Uzbekistán tiene una cocina hecha por su empresa.

Joaquín Prat entrevista a Vicente Zaragozá (Cuatro)
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin