Estilo de Vida

Así debes colocar los alimentos en la nevera si quieres ahorrar energía: trucos para bajar su consumo

  • Varios trucos para intentar reducir los gastos de la factura de la luz

Pasadas las celebraciones de Navidad, toca hacer balance de gastos tras afrontar económicamente las reuniones y festejos de Fin de Año, Año Nuevo y del día de Reyes, con sus respectivos desembolsos. Todo ello, ha desembocado ahora en el arranque de la famosa y tediosa cuesta de enero hasta la llegada del próximo salario.

Tras las restricciones y medidas de seguridad para la contención de la pandemia del coronavirus llevadas a cabo en diciembre de 2020, este año las previsiones recuerdan a los años de antes de la pandemia. Según la encuesta de OCU sobre las previsiones de gastos y celebraciones, en la Navidad 2021 el gasto medio por persona ha sido de 641 euros entre regalos, comidas y celebraciones.

Lea también: 7 trucos para ahorrar y enfrentarte a la cuesta de enero tras los gastos de Navidad

Ante este complejo panorama que atraviesan muchas familias en el plano económico, existen una serie de recomendaciones que servirán para sobrevivir a la temida cuesta de enero. De la misma manera, son consejos que pueden valer para cuidar nuestros bolsillos a lo largo de todo el año. El principal 'truco' es pensar que no solo estamos ahorrando dinero, sino cambiando malos hábitos de consumo.

Luego hay una serie de recomendaciones entre las cuales prima establecer una reducción de gastos. Y en ese sentido, hay que tratar de ahorrar lo máximo posible esas pequeñas inversiones que no nos aportan nada a lo largo del día a día. En cuanto a la factura de la luz, una opción de reducir su precio pasa por identificar qué electrodomésticos son los que más consumen. El que más, sin duda, es el frigorífico.

El frigorífico consume más energía ya que está funcionando todo el tiempo. Por eso hay una serie de medidas básicas que pueden evitar que su consumo se dispare. Y aunque es cierto que parte de ese consumo se realiza durante las horas valle, en las que la energía eléctrica puede ser algo más barata, no viene mal poner en práctica unos hábitos de ahorro a la hora de utilizar tu nevera para bajar un buen pellizco tu factura eléctrica.

¿Cómo ahorrar luz con el frigorífico?

El consumo del frigorífico es muy elevado respecto al resto de aparatos tecnológicos que tenemos en casa: el sólo gasta un 31% del total ya que siempre está encendido. ¿Cómo se puede recortar el gasto? Recogemos varias recomendaciones para tratar de ahorrar un poco a final de mes.

En primer lugar, debemos ver qué frigorífico tenemos y valorar, calculadora en mano, si merece la pena invertir en uno nuevo que, a la larga, consuma menos energía. Una vez adquirido, una de las claves es colocarlo en el lugar adecuado, ya que bien instalado, se puede ahorrar energía. No lo instales cerca de una fuente de calor (radiador, horno, cocina eléctrica) o en un lugar soleado, ya que gastaría una cantidad mayor de energía para mantener la temperatura adecuada en el interior.

Por otro lado, asegúrate de que alrededor del aparato circula aire suficiente. No lo coloques pegado a la pared: deja unos centímetros de espacio libre. Una vez colocado, se puede ahorrar usando la nevera de forma correcta. Para empezar, no pongas el selector de temperatura en un valor demasiado bajo: una temperatura interior de 5º C en el frigorífico, y de -18º C en el congelador es más que suficiente para conservar la mayoría de los alimentos.

¿Cómo ahorrar energía colocando bien los alimentos en la nevera?

Otra de las cosas fundamentales para gastar menos energía es asegurarte de no tener abierta la puerta del frigorífico sin necesidad: cada vez que se abre, sube la temperatura interior y otra vez necesita gastar energía para conseguir otra vez un nivel óptimo. Por otro lado, trata de descongelar de vez en cuando, ya que al producirse escarcha en los compartimentos, se aumenta el consumo un 30%. Si te vas de vacaciones bastante tiempo o te vas a ausentar de casa una larga temporada, déjalo limpio y vacío y desenchúfalo: así evitarás un gasto inútil.

Lea también: Estos son los trucos para ahorrar en la factura de la luz al planchar la ropa

Finalmente, lo que nadie sabe, es que puede ahorrar energía dependiendo de si coloca de la forma correcto los alimentos dentro de la misma nevera. Usa de la manera correcta los distintos compartimentos del frigorífico: por ejemplo, recuerda reservar los cajones especiales de 0 grados (freezer) para los alimentos que más frío necesitan, como por ejemplo, el pescado o la carne fresca.

Para congelar alimentos, asegúrate de que tu congelador sea cuatro estrellas (****). Estos llegan a una temperatura de entre –18ºC y -24ºC y son los que pueden congelar alimentos. Esto debes comprobarlo antes de comprar el frigorífico siguiendo las especificaciones del producto o en la web del fabricante. Hoy en día, la mayoría de los modelos disponibles en el mercado son 4*.

Evita meter comida caliente en la nevera y, desde luego, en el congelador. Si la capacidad de tu congelador o nevera es insuficiente, estudia plantéate comprar un congelador independiente, ya que el consumo también crece si los alimentos están comprimidos dentro de los compartimentos del electrodoméstico. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin