Estilo de Vida

Los test de antígenos fallan los primeros días de infección con Ómicron

Los test de antígenos para detectar una infección de Covid-19 ya forman parte de la cotidianidad de la sociedad. El precio de las pruebas en clínicas privadas o los dos días de espera que conllevan una PCR han impulsado la comercialización de estos test rápidos, por lo que cientos de españoles recurren a esta prueba.

La fiabilidad de los test de antígenos no es tan buena como las PCR, pero tienen varias ventajas: son más rápidas, más baratas y se pueden hacer en casa.

Lea también: Guía rápida para los test de antígenos de farmacia: qué hacer si doy positivo

Pero Ómicron ha vuelto a poner a prueba los test de antígenos y es que, tal y como señala ABC, su eficacia cambia según la marca comercial. Si el resultado es positivo, la seguridad del diagnóstico es casi del cien por cien, pero no es tan fiable cuando el resultado es negativo. 

Además, otra novedad con esta variante es que los síntomas pueden aparecer antes que el positivo, cuando la carga viral es baja. Tras un brote en Noruega se descubrió que la mayoría de los infectados comenzaron a tener signos de la enfermedad (tos, dolor de garganta, fiebre...) entre tres y cuatro días después del contacto. Por eso, se aconseja repetir el test si persisten los síntomas uno o dos días después por si no había suficiente carga viral para detectarlo.

Un pequeño estudio preliminar recién publicado, que aún no ha sido revisado, concluye que la mayoría de los casos Ómicron pueden ser infectivos días antes de ser detectados por un test rápido de antígenos. La investigación se hizo con 30 personas que se infectaron en cinco empresas donde había habido brotes el mes pasado. Se les hizo una PCR a partir de una muestra de saliva y test de antígenos rápidos extrayendo una muestra nasal. La prueba PCR encontró los positivos tres días antes que los antígenos. En cuatro casos, los afectados que habían dado negativo estuvieron transmitiendo el virus a otros mientras su test nasal mostraba un resultado negativo, según el estudio.

El protocolo en España indica que hay que comenzar un aislamiento de siete días desde el inicio de los síntomas, o en caso de los asintomáticos, del positivo, independientemente de que se sospeche que este se produjo en un estado de la infección más precoz o más tardío, sea la segunda línea más clara o más oscura. Si se trata de una prueba hecha en casa, el paciente deberá notificarlo a las autoridades sanitarias. Si los síntomas son leves basta con un aislamiento, que puede finalizar a los siete días del autodiagnóstico, siempre que el paciente lleve tres días sin síntomas. De lo contrario hay que alargar el aislamiento hasta los 10 días.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin