Estilo de Vida

El último cambio del 'hombre alien': convierte su mano en una garra al amputarse dos dedos

  • Anthony Loffredo continúa su 'mutación', que ya va por el 34% de su objetivo
  • Ya se había bifurcado la lengua y extirpado tanto la nariz como las orejas

Se llama Anthony Loffredo, es francés, tiene 33 años y su objetivo vital es convertirse en un alienígena. No, no es el personaje de la última película de los creadores de Matrix, es toda una realidad. Este hombre ha vuelto a sorprender con su último retoque estético (si se puede llamar así) en su proceso de transformación compartido en The Black Alien Project Evolution.

A través de su cuenta de Instagram, sus casi 800.000 seguidores han visto cómo ha viajado a México para someterse a una operación quirúrgica en su proceso de 'mutación' a alienígena que, por el momento, solo llega al "34%" porque, como tal y como explicó al youtuber Nil Ojeda, "es un proyecto para toda la vida. El porcentaje de cambio va a cambiar... hasta la muerte".

El último paso por quirófano de este hombre ha sido para amputarse los dedos meñique y anular de la mano izquierda, de forma que su extremidad quedara con solo tres dedos, como si de una garra alienígena se tratara. Y ya avisa de que hará lo mismo con la mano derecha.

Todas las operaciones de Anthony Loffredo, el 'alienígena negro'

"No me arrepiento de nada de lo que hecho". Anthony Loffredo empezó su transformación cuando solo tenía 26 años sometiéndose a una bifurcación de la lengua para después tatuársela de color verde. "Fue lo que más me dolió", dice. Ahora, completamente todo su cuerpo ha pasado por las agujas.

Lea también: Esta familia se mudó al Caribe y ahorra 2.000 euros más al mes: así lo hicieron

El año pasado, el 'hombre alien' fue más allá quitándose la nariz y extirpándose las orejas en manos del cirujano español Óscar Márquez. También se ha tatuado los globos oculares de negro para que su mirada fuera más aterradora, y se ha puesto implantes de silicona en la cabeza, totalmente rapada, y en el rostro, e infinidad de piercings.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments