Estilo de Vida

Las Islas Cook se posicionan como el mejor destino para viajar en 2022 en la guía Lonely Planet

Best in Travel, la reconocida guía anual que clasifica los destinos más interesantes e imprescindibles para el año que comienza, ha reconocido a las Islas Cook como el mejor destino para visitar en todo el mundo el próximo año.

El tema central de esta edición ha sido la sostenibilidad: cómo un viaje bien planificado puede ser una fuerza positiva para el medio ambiente, para la población local y para el propio viajero.

Quince islas remotas, cada una diferente y única

Bienvenido al lugar más remoto de la Tierra, la Polinesia neozelandesa, a medio camino entre Nueva Zelanda y Hawai. Quince islas, cada una diferente, algunas más accesibles, otras aún desconocidas para la mayoría. Entre las islas del sur están Rarotonga, la principal, y Aitutaki, cuya laguna está reconocida como una de las más bellas del mundo por su espectacular azul turquesa y su fondo marino lleno de vida, favorito de los aficionados al buceo y al submarinismo. Los atolones del norte del archipiélago, como Pukapuka, Manihiki y Penrhyn, los más remotos, han permanecido casi completamente inaccesibles a lo largo de los años, lo que ha permitido a la población local mantener sus maravillosas tradiciones y su cultura sin apenas cambios durante siglos.

Una cosa es cierta: en todas partes de estas islas se pueden experimentar los 3 valores de Kia Orana, los valores que han permitido que este pequeño y frágil paraíso polinesio siga sin Covid:

Kia Orana significa "que tengas una vida larga y plena" y representa tanto una bendición como un deseo de buena suerte;

Mana Tiaki: Tiaki significa "guardián" o "custodio y Mana" se traduce en influencia o poder. De ahí la responsabilidad de proteger estas islas con un propósito sagrado, preservando su cultura y su patrimonio medioambiental para las generaciones futuras.

Meitaki significa "todo está bien" y "gracias", que es la forma en que los lugareños comparten su felicidad.

Ecosostenibilidad

Los milenarios arrecifes de coral que rodean los atolones Cook encierran las aguas en grandes piscinas naturales llenas de coloridos peces tropicales, tortugas marinas, corales y cientos de otras especies marinas. Un verdadero paraíso de la biodiversidad que los habitantes de este rincón del océano han querido preservar creando el proyecto "Marae Moana".

En 2017 nació la mayor reserva marina del mundo, 1,9 millones de kilómetros cuadrados en los que están prohibidas la pesca comercial y la minería, una medida que contribuirá a preservar el océano para las generaciones futuras protegiendo la biodiversidad -aves marinas raras, rorcuales, mantarrayas y varias especies de tiburones amenazadas- y promoviendo la conservación de tesoros naturales como los arrecifes de coral.

Pero las Islas Cook llevan tiempo realizando esfuerzos medioambientales. De hecho, desde 2016, a través del programa de protección medioambiental 'Protege un pequeño paraíso', el archipiélago ofrece a los visitantes la posibilidad de contribuir, mediante una donación voluntaria, a la protección del bello entorno del destino en cinco áreas de interés: juventud, desarrollo ecosostenible, gestión de residuos, biodiversidad y cambio climático.

Además, muchos productos turísticos locales -como Storytellers - Eco Cycle and Walking Tours y Tik-e Tours en Rarotonga, así como algunos alojamientos como el Ikurangi Eco Retreat- han desarrollado una oferta consciente validada por el programa Mana Tiaki Eco Certification, que garantiza que los proveedores de servicios para turistas adoptan las mejores prácticas orientadas a la protección del medio ambiente.

Por último, gracias al proyecto "Fossil Free", cuyo objetivo ha sido llevar el 50% de la energía renovable a las islas en 2015 y el 100% en 2020, 13 islas están ya completamente libres de generadores diesel y la energía solar renovable se utiliza cada vez más en todo el país.

Cuando se reanuden los viajes internacionales, las estrategias innovadoras centradas en la sostenibilidad harán que las Islas Cook surjan como un destino intrigante y sorprendente.

Cultura polinesia

Las Islas Cook son una tierra de sonrisas y hospitalidad, en la que se dan todas las oportunidades para celebrar, desde torneos deportivos hasta emocionantes conciertos, festivales de danza o exposiciones de arte que ponen de relieve la cultura y la tradición locales.

El pasado mes de octubre, por ejemplo, tuvo lugar la primera edición de los Juegos Olímpicos de las Islas Cook, un acontecimiento trascendental que involucró al 80% de la nación de forma activa o como espectadores, con más de 3.000 participantes de entre 10 y 70 años que aportaron su gran espíritu de fraternidad y orgullo a un desafío amistoso entre 11 de sus 15 islas, que pudo seguirse gratuitamente tanto en las instalaciones como a través de la transmisión en directo en todo el mundo. Dado su gran éxito, el evento se repetirá cada dos años.

Pero las celebraciones en las islas alcanzan su cenit en Te Maeva Nui, el evento cultural por excelencia que celebra durante una semana cada año la independencia de las Islas Cook el 4 de agosto de 1965. El festival transforma la isla de Rarotonga en un escenario al aire libre, con un calendario repleto de eventos y festividades que ofrecen a los espectadores el privilegio absoluto de vivir la cultura y la tradición de estos lejanos lugares a través de los himnos y las canciones. La semana de celebraciones incluye los Días de las Islas, durante los cuales las 15 islas del archipiélago muestran su cultura, arte, artesanía, música y comida.

De hecho, la comida tiene una importante connotación en la cultura de esta joya de la Polinesia neozelandesa, donde sus habitantes están dispuestos a invitarle a cenar para vivir una experiencia gastronómica inolvidable que encenderá sus sentidos. El pescado es sin duda la base de la cocina local, en particular el atún (ahi), la corifena cavallina o lampuga (mahi mahi), el pez loro (pakati), la barracuda (ono), los cangrejos de coco y las gambas. La carne, procedente de Nueva Zelanda, también es tierna y de excelente calidad. Estos ingredientes especiales crean platos únicos que alcanzan la perfección cuando se acompañan de deliciosas frutas, verduras y tubérculos de las fértiles tierras de Rarotonga. ¿La mejor manera de cocinarlos? El umukai, un horno tradicional de piedra caliente excavado en la tierra, donde los alimentos se asan envueltos en hojas de plátano, conservando todo su sabor y logrando una cocción perfecta.

La isla de Atiu es un punto de referencia para los amantes del buen café, por su completa gama de mezclas de Arábica, cultivadas y cosechadas orgánicamente y secadas a mano en la isla. Aquí, además de la degustación, se puede vivir una experiencia completa visitando una de las plantaciones locales. Otra bebida que merece la pena probar en Atiu es la cerveza artesanal que se puede encontrar en los tumunu, o "escuelas" de consumo de cerveza. Es una cerveza fuerte y con cuerpo que se almacena en barriles hechos con troncos de cocoteros y se consume durante una elaborada ceremonia que incluye música, oraciones y breves discursos de cada participante. Para los que quieran vivir la experiencia de los cocineros de forma auténtica, recomendamos la "Cena Progresiva", una excursión de tres horas que permite conocer a los lugareños, aprender sobre sus costumbres y tradiciones y disfrutar de una excelente comida casera.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin