David Bowie, Mejor Solista y Mejor Álbum a título póstumo

MADRID, 23 (CHANCE) Al contrario que los Grammy, la gala de los Brit Awards fue un espectáculo musical con mayúsculas y apenas se notaron, si es que sucedieron, los fallos técnicos. Tras hacer el obligado paseíllo por la alfombra roja, la ceremonia arrancó en The O2 de Londres a las 19.30 con puntualidad británica y las encargadas de hacer entrar en calor al personal fueron las chicas de Little Mix, que se llevaron el premio al Mejor Single Británico por Shout Out To My Ex.

MADRID, 23 (CHANCE)

Al contrario que los Grammy, la gala de los Brit Awards fue un espectáculo musical con mayúsculas y apenas se notaron, si es que sucedieron, los fallos técnicos. Tras hacer el obligado paseíllo por la alfombra roja, la ceremonia arrancó en The O2 de Londres a las 19.30 con puntualidad británica y las encargadas de hacer entrar en calor al personal fueron las chicas de Little Mix, que se llevaron el premio al Mejor Single Británico por Shout Out To My Ex.

Bruno Mars volvió a demostrar por qué las entradas de sus conciertos se agotan en cuestión de minutos. El hawaiano y los Hooligans estuvieron de matrícula por enésima vez, haciendo alarde de su capacidad vocal y de su habilidad natural para el baile, un híbrido que siempre es un acierto en el escenario.

GALARDONADOS, SIN SORPRESAS

Emeli Sandé se llevó el premio a Mejor Artista Femenina. The 1975 cumplieron las predicciones y se llevaron el reconocimiento al Mejor Grupo, derrotando a Bastille, Biffy Clyro y Radiohead, mientras que A Tribe Called Quest fueron los vencedores en la categoría Internacional. Drake, que no estaba presente, dejó un mensaje para agradecer el premio a Mejor Artista Masculino Internacional; Beyoncé, ausente también, obtuvo un nuevo Brit como Mejor Cantante Solista Femenina, pero en este caso no hubo ni mensaje. El Mejor Vídeo Británico del Año recayó en History de One Direction, galardón recogido por Liam Payne de manos de su mentor, Simon Cowell. Y la revelación de este año es sin lugar a dudas la inconfundible voz de Rag'n'Bone Man, que con su Human se ha dado a conocer en todo el mundo.

PREMIOS PÓSTUMOS EMOTIVOS

El primer momento emotivo de la noche llegó con el premio al Mejor Artista Solista Británico, ganado a título póstumo por David Bowie. En su nombre subió al escenario el actor Michael C. Hall, que arrancó más de una lágrima con su emotivo discurso de agradecimiento. El marido de Iman volvió a brillar al final de la gala, al alzarse ganador como Mejor Álbum del Año por Blackstar. Su hijo, Duncan Jones, fue el encargado de recogerlo de manos de Joe Gallagher. El director recordó como el año pasado la vida le arrebató a su padre, pero paradójicamente le dio la oportunidad de convertirse en papá.

TRIBUTO A GEORGE MICHAEL

Tras el recuerdo a los artistas y profesionales de la industria que nos dejaron en el último año, que fueron muchos y relevantes, llegó el tributo a George Michael, que tuvo un discurso previo de su compañero en Wham!, un irreconocible y delgadísimo Andrew Ridgeley, y del dúo Pepsi & Shirlie. Chris Martin, el líder de Coldplay, fue el encargado de entonar Different Corner, y gracias a la magia técnica la orquesta, el ex marido de Gwyneth Paltrow y George Michael en la pantalla se fundieron en un homenaje a la altura de la estrella que ilumina al británico.

LAS MEJORES ACTUACIONES Y LA GUINDA CON ROBBIE

La actuación de Katy Perry estuvo marcada por la originalidad de su escenografía. La cantante, rodeada de cajas con forma de casas iluminadas que seguían a la artista, hasta que fueron acto de presencia dos marionetas gigantes con forma de una pareja de esqueletos. Todo un despliegue para Chained To The Rhythm, que contó una vez más con la presencia de Skip Marley, nieto del mítico cantante y compositor Bob Marley.

Otro momentazo fue la actuación conjunta de Chainsmokers, el dúo de moda, y el cantante de Coldplay, en Just Like This, el tema que lleva camino de convertirse en un nuevo éxito internacional como lo fueron Closer, Don't Let Me Down o Paris. Minutos después, el público enloqueció cuando Ed Sheeran hizo acto de presencia en el escenario para interpretar en directo Casttle On The Hill y Shape Of You, esta última con la colaboración del rapero Stormzy.

La guinda a la noche la puso Robbie Williams, al que preceden las actuaciones míticas en esta entrega de premios. Seguido de un espectacular grupo de bailarinas en ropa interior, el cantante arrancó con I Love My Life, su último single en el mercado.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin