Casas Reales

Fallece el abuelo de la reina Letizia, Francisco Rocasolano, a los 98 años

  • Tras ser ingresado el sábado en el hospital

El abuelo materno de la reina falleció anoche a la edad de 98 años en Salamanca. Permanecía ingresado en el Hospital Clínico de esa ciudad. Francisco Rocasolano ingresó el pasado sábado por la noche donde estaba siendo sometido a unas pruebas médicas.

El abuelo materno de la Reina se sintió indispuesto el sábado mientras descansaba en una finca del municipio salmantino de Puerto de Béjar, por lo que fue trasladado por la noche al Complejo Asistencial de Salamanca.

La madre de Letizia, Paloma Rocasolano, llegó el domingo al citado hospital para estar estos últimos momentos junto a su padre.

La Casa del Rey anunciaba ayer poco antes de las nueve de la noche que doña Letizia no acudiría este martes al acto de entrega de la segunda edición de los Premios Nacionales de la Moda, convocado para las once de la mañana en el Museo del Traje, que doña Letizia iba a presidir acompañada por el ministro de Industria, José Manuel Soria.

Francisco Rocasolano, fue taxista en Madrid. Se casó con la asturiana Enriqueta Rodríguez en 1950, cuando ella era una joven viuda con una hija, Otilia, y él hijo de un albañil que residía en el barrio de Prosperidad en Madrid. Residieron en la capital de España hasta 1988, momento en el cual se trasladaron a un barrio de Alicante, cuando Francisco alcanzó la jubilación. La abuela Enriqueta falleció el 22 de junio de 2008. Desde entonces, residia en Madrid con la madre de la Reina, Paloma Rocasolano.

Bautizado como el "abuelo taxista" de doña Letizia, Francisco Rocasolano se convirtió en el improvisado portavoz de su nieta al desvelarse su compromiso el 1 de noviembre de 2003 con el entonces Príncipe de Asturias. Su espontaneidad, de la que volvió a hacer gala al anunciarse el primer embarazo de la periodista, era el principal rasgo de una familia anónima de clase media que se vio sobrepasada por el emparentamiento con la Casa Real. Viudo de Enriqueta, Francisco vivió para ver, desde la tribuna de invitados del Congreso, otro gran día de su nieta: cuando se convirtió en Reina.


Este no ha sido el único momento importante que Francisco ha vivido junto a Letizia. Su abuelo ha estado siempre presente, como también se pudo apreciar durante la boda de su nieta con Felipe VII.

Otra de las apariciones de Rocasolano fue en el bautizo de la primera hija de Letizia y Felipe, la princesa Leonor, ya en 2006.

Tampoco se quiso perder el bautizo de la otra hija del matrimonio real, la infanta Sofía, un año después.

Así, anoche se fue uno de los mayores apoyos de la reina, un pérdida difícil de superar para Letizia.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin