Casas Reales

La solución de la reina Letizia para su mal de pies: cirugía, infiltraciones o zapatos más anchos

Sin trampa ni cartón. Así se mostró la reina Letizia el pasado miércoles en el besamanos real de la cena de gala en el palacio de Ámsterdam. En mitad del acto, después de que pasaran 200 invitados, la consorte solicitó un taburete para sentarte, ya que sufre en su pie izquierdo una afección llamada neuroma de Morton, un engrosamiento del tejido alrededor de los nervios.

Para suavizar la dolencia (más allá de tomar analgésicos que eliminan la molestia durante un periodo corto de tiempo), la madre de la princesa Leonor y la infanta Sofía tendrá que olvidarse de los vertiginosos tacones de aguja y optar por zapatos anchos, con punta amplia y una plantilla. Tal y como recomiendan especialistas.

Si esta alternativa no termina de aliviar la molestia, otra solución son las infiltraciones (corticoides en cantidades mínimas para aliviar la inflamación o bien de ácido hialurónico, que desinflama y forma una especie de acolchamiento que puede evitar el dolor).

En el caso de que estas opciones no funcionen se recomienda pasar por quirófano. En la intervención, el pie está anestesiado y se intenta dormir al nervio utilizando calor. Por último, está la alternativa de extraer el trozo dañado del nervio. Sin embargo, no es la opción más recomendada, ya que produce insensibilidad en la zona.

Doña Letizia confesó en 2022 su dolencia. Se trata de una metatarsalgia crónica que ha derivado en neuroma de Morton, que consiste en el engrosamiento del tejido alrededor de uno de los nervios de los dedos de los pies y se produce, en muchos casos, por el uso excesivo de tacones altos. Esto puede causar un dolor agudo, ardor, picazón o entumecimiento en los dedos afectados.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud