Casas Reales

Kate Middleton se vio obligada a desvelar su cáncer ante la amenaza de que la noticia se filtrase

Fue el pasado 22 de marzo, tras dos meses de especulaciones y teorías por la cuestionable estrategia de comunicación de la Casa Real británica, cuando Kate Middleton reveló que padece cáncer y que estaba recibiendo quimioterapia preventiva. La princesa de Gales aseguró que no lo había comunicado hasta entonces porque tenía que encontrar el momento adecuado para contárselo a sus tres hijos, George, Louis y Charlotte, y pidió respeto por su privacidad y la de su familia. Once días después, se han conocido nuevos detalles acerca del motivo por el que la mujer del príncipe Guillermo decidió contarlo en ese momento.

Daily Mail adelanta este martes en exclusiva que Kate se vio obligada a contarlo ante la amenaza creciente de que la noticia se filtrara a la prensa. Desde el mencionado tabloide aseguran que alguien contactó con el Palacio de Kensington para confirmar la información sobre la enfermedad de la futura reina y entonces decidieron que era mejor adelantarse a la noticia. "Esto no dejó otra opción que apresurarse para adelantarse a la historia", destacan.

La pregunta es: ¿Quién lo había filtrado? En este sentido, desde el citado medio británico sostienen que "no está claro si la filtración provino de The London Clinic, donde la princesa se sometió a una cirugía abdominal en enero, o de otro lugar".

Hay que recordar que las incógnitas por el estado de salud y el paradero de la princesa de Gales crecieron durante aquellos días debido a la fotografía retocada que compartieron los príncipes en sus redes sociales y por el vídeo que se difundió en The Sun, el primero desde la operación. "¿Qué pasa con Kate Middleton?", era una de las preguntas que más se repetía en todo el mundo.

La revelación de Kate Middleton

"En enero me sometí a una cirugía abdominal importante en Londres y en ese momento se pensó que mi condición no era cancerosa", dijo la nuera de Carlos III desde su residencia de Adelaide Cottage, en Windsor. "La cirugía fue exitosa. Sin embargo, las pruebas posteriores a la operación descubrieron que había cáncer. Por lo tanto, mi equipo médico me recomendó que me sometiera a un tratamiento de quimioterapia preventiva y ahora me encuentro en las primeras etapas de ese tratamiento", explicó.

Y lamentó: "Ha sido una gran conmoción para nosotros y tanto Guillermo como yo hemos estado haciendo todo lo posible para procesar y gestionar esto de forma privada por el bien de nuestra familia. Como se puede imaginar, esto ha llevado tiempo. Ha llevado tiempo para recuperarme de una cirugía mayor y para poder comenzar mi tratamiento". Ante todo, Kate y Guillermo siempre pensaron en sus hijos: "Pero, lo más importante, nos ha tomado tiempo explicarles todo a George, Charlotte y Louis de una manera apropiada para ellos, y asegurarles que voy a estar bien".

La convalecencia de Kate coincide con la del rey de Inglaterra, Carlos III, que desveló a comienzos de febrero que le detectaron cáncer tras someterse a un agrandamiento de próstata. Al igual que con Middleton, la Casa Real británica no ha desvelado de qué tipo de cáncer se trata. El soberano, por su parte, reapareció por primera vez en público este domingo, en la Misa de Pascua. El acto tuvo lugar en la capilla de San Jorge, en Windsor, la misma en la que se casaron el príncipe Harry y Meghan Markle en mayo de 2018. Apareció acompañado de su esposa, la reina Camilla, que al igual que Guillermo por la situación actual, ha dado un paso al frente en tareas de representación institucional.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud