Casas Reales

Imparable Mary de Dinamarca: consolida su imagen de reina y rompe con las normas no escritas

Todo el mundo se fijó en su manicura azul. Mary de Dinamarca apareció esta semana en su primer acto en solitario como reina luciendo unas uñas de color fantasía, imaginativas y completamente fuera de la norma escrita (o sea, tonos neutros). Muy lejos de ese guion, la consorte, empoderada y fuerte, se mostró tal cual es. Aquel día, su color era el azul klein y el protocolo le dio igual. En esta ocasión se ha reivindicado a sí misma y ha repetido manicura. La mujer de Federico X ha reaparecido en un acto sobre las enfermedades raras que se ha hecho coincidir con el bisiesto 29 de febrero. Fotos y vídeo en redes de Casa Real: Hanne Juul, Aller y Emil Helms, Ritzau Scanpix.

La vemos sonriente, fuerte y poderosa. Mary está imparable. Ha dejado atrás el huracán Genoveva Casanova, que se le cruzó por el camino en noviembre pasado. Un bache que hizo tambalear su matrimonio con el príncipe heredero solo unas semanas antes de que Margarita II, la Reina, anunciara su abdicación. Diciembre para Mary, a caballo entre Copenhague y Australia, fue como un tornado.

Dos meses después de la proclamación de su marido como Rey, la abogada australiana, de fuerte personalidad, consolida su papel. Volvemos a su imagen, súper personal, la que ella ha elegido y quiere transmitir. Mary llevaba una pashmina de color gris marengo colocada como un poncho. Una pañoleta que iba a juego con la falda, de silueta campana, también gris. La blusa, lady, en tono berenjena, ponía la nota de contraste.

La Reina presidió el día de las enfermedades raras y de las personas con discapacidad y mantuvo un encuentro con algunos niños este 29 de febrero. Después, ayudó a colorear una cebra como símbolo de la visibilidad de la diversidad y el acceso a los diagnósticos de dolencias y patologías raras.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud