Casas Reales

Doña Sofía recupera la sonrisa tras el funeral de su hermano Constantino con un homenaje en Mallorca

La emoción ha marcado la 'vuelta a casa' de la reina Sofía. Desde que en 1973 la Familia Real veraneara por primera vez en el Palacio de Marivent, ubicado en Mallorca, la abuela de la princesa Leonor vuelve cada año para disfrutar de sus días vacacionales. Este jueves ha regresado a la Lonja de Palma para recibir un reconocimiento que la Comunidad Autónoma le ha concedido por su vínculo innegable con las tierras del archipiélago.

La madre de Felipe VI ha recibido la Medalla de Oro de las Islas Baleares por "su estrecha vinculación y su compromiso y colaboración con las diferentes entidades del ámbito social" de las Islas Baleares. Un reconocimiento que ha llegado tan solo dos días después de que la reina acudiera al homenaje del rey Constantino de Grecia y en el que ha lucido un espectacular conjunto monocromático rojo. Sin la compañía de su hermana Irene de Grecia, con la que viaja a todas partes, la emérita ha derrochado elegancia con una blazer de puños acolchados y un pantalón de traje a tono. La esposa de Don Juan Carlos ha sido recibida por la presidenta del Congreso, Francina Armengol, y por las autoridades competentes y se ha mostrado muy agradecida por el cariño recibido.

La emoción se ha adueñado de doña Sofía durante su discurso: "Quisiera agradecer la honra que supone para mí este galardón que me ha sido concedido. He tenido el privilegio de disfrutar [...] de estas maravillosas islas y de sus gentes. Espero poder seguir haciéndolo muchos años más", ha expresado la madre de Felipe V.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud