Casas Reales

Los "motivos personales" de Guillermo de Inglaterra para ausentarse del funeral por el rey Constantino

La ausencia de Guillermo de Inglaterra en la misa funeral por el rey Constantino de Grecia, celebrada este martes en la capilla de San Jorge (en Windsor), reavivó los rumores sobre el estado de salud de su esposa, hasta el punto de que Buckingham Palace se vio obligado a dar explicaciones con un escueto "Kate Middleton está bien".

En las últimas horas también se ha dado otro motivo por el que el hijo de Carlos III se podría haber ausentado de la misa. Hay quien lo relacionó con la muerte de un gran amigo, Thomas Kingston, marido de Lady Gabriella Windsor, muy querido por la Casa Real británica. Falleció a los 45 años y ha copado los tabloides de titulares.

Un portavoz del Palacio de Buckingham dijo que el rey Carlos III y la reina Camila "han sido informados de la muerte de Thomas y se unen a los príncipes Michael de Kent y a todos aquellos que lo conocieron en el duelo por un miembro muy querido de la familia". Una fuente de palacio agregó: "En particular, sus Majestades envían sus más sentidos pensamientos y oraciones a Gabriella y a toda la familia Kingston".

La noticia de la muerte del gran amigo de Guillermo saltó este martes a los medios, aunque Kingston murió el domingo. Por ello, se trasladó el foco de las explicaciones de los aludidos "motivos personales" del príncipe Guillermo de la misteriosa convalecencia de su mujer, un secreto a mes y medio de ser operada, hacia el fallecimiento del marido de Lady Gabriella Windsor.

La princesa de Gales fue operada el pasado 16 de enero de una "cirugía abdominal". Una misteriosa convalecencia de la que siguen sin dar más detalles un mes y medio después de su muerte. La Casa Real británica atraviesa un complicado momento, pues a la misteriosa enfermedad de Kate se suma el cáncer de Carlos III. Una enfermedad de la que también informaron desde Buckingham, aunque sin aclarar del tipo de cáncer que se trata. El servicio religioso por el hermano de la reina Sofía contó con la reina Camilla, que acudió en representación de su marido, Carlos III, pues tanto ella como el príncipe Guillermo han dado un paso adelante en tareas de representación.

Así las cosas, Guillermo era uno de los más esperados en la histórica capilla de San Jorge, a la que sí acudieron desde España Felipe VI, doña Letizia y la reina Sofía y desde Abu Dabi el rey Juan Carlos. El príncipe de Gales, por su condición de heredero, tiene como misión representar a su padre, Carlos III, que se encuentra sometido a un tratamiento contra el cáncer. El monarca, de 75 años, que ha liberado mucho peso de su agenda presencial, asiste a alguna reunión en remoto y se mantiene al día en su casa de Sandringham gracias a las famosas red boxes, donde le envían documentación y papeleo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud