Casas Reales

La ausencia de Guillermo en el funeral de Constantino reaviva los rumores sobre la salud de Kate Middleton

Ausencia por sorpresa. Estaba previsto y confirmado que el príncipe Guillermo asistiría a la misa de Acción de Gracias en memoria de Constantino II. Sin embargo, ha cancelado su participación, lo que ha aumentado los rumores sobre la salud de Kate Middleton. La prensa británica se ha preguntado el porqué de su ausencia. El servicio religioso, que ha tenido lugar en la capilla de San Jorge, en Windsor, ha contado con la reina Camilla, que ha actuado en representación de su marido, Carlos III.

La decisión de Guillermo de cancelar su asistencia a la misa aniversario de Constantino de Grecia ha sido repentina, de último minuto y sobrevenida. Así lo ha confirmado Daily Mail, que publica que la cancelación atiende a "motivos personales", según han deslizado fuentes de Casa Real. Aunque no han ofrecido más explicaciones con respecto a la ausencia del heredero en este acto familiar, sí han precisado que Kate Middleton "se encuentra mejor" y que está en Adelaide Cottage, la histórica casa de Windsor. La cancelación de este acto en la agenda del heredero ha levantado aún más rumores sobre la salud de Kate, que lleva desaparecida mes y medio, desde que fue operada de una cirugía abdominal, sin que se especificaran las causas y el motivo que le mantuvo hospitalizada durante dos semanas.

Frente a esta actualización de Kensington, Concha Calleja en el programa Fiesta aseguraba que la princesa "va evolucionando no todo lo favorable que la casa real querría que fuera". Y añade: "Una prueba es que no tenemos una sola imagen. Una cosa es que no acuda a presidir un acto, y otra cosa es ver una imagen tierna como hemos viso del rey (Carlos III). Esta imagen no se ha producido por algo". Calleja se reitera en su versión de que hubo "una complicación en el post operatorio. La operación fue grave en sí misma, pero en el post operatorio hubo complicaciones más graves". Una versión que ha sido desmentida entre otros por The Times.

Por eso, la ausencia del príncipe de Gales a este acto ha encendido las alarmas. Además, hay que recordar el estrecho vínculo del hijo mayor del monarca comparte con la familia griega, ya que el que fuera último rey de los helenos fue uno de sus padrinos de bautismo.

Guillermo era uno de los más esperados en la histórica capilla de San Jorge. El príncipe de Gales, por su condición de heredero, tiene como misión representar a su padre, Carlos III, que se encuentra sometido a un tratamiento contra el cáncer. El monarca, de 75 años, que ha liberado mucho peso de su agenda presencial, asiste a alguna reunión en remoto y se mantiene al día en su casa de Sandringham gracias a las famosas red boxes, donde le envían documentación y papeleo.

En su ausencia, Camilla se ha convertido en la cabeza visible de los Windsor. Ha compartido banco en primera fila con la princesa Ana. Ha permanecido todo el servicio junto a su cuñada, que la ha acompañado hasta la salida de la capilla.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud