Casas Reales

La residencia del príncipe Harry en Estados Unidos pende de un hilo: piden su expulsión por consumo de drogas en el pasado

La biografía del príncipe Harry (Spare) sigue siendo objeto de debate un año después de su publicación. En sus memorias, el duque de Sussex admitió que consumió drogas durante su juventud. Tras esta confesión, los conservadores solicitaron que se revise la visa del marido de Meghan Markle. Hay que recordar que el país estadounidense tiene leyes muy estrictas con el consumo de sustancias ilegales.

John Bardo, el abogado de la administración de Joe Biden, que hace frente a las demandas de su expulsión, consideró que las declaraciones de Harry en su libro sobre su supuesto consumo de estupefacientes no son una prueba consistente. "El libro no es un testimonio jurado ni una prueba. Decir algo en un libro no necesariamente lo convierte en verdad", aseguró. Asimismo, el letrado sostiene que esta confesión en sus memorias puede ser una estrategia del hermano del príncipe Guillermo para aumentar la venta de su autobiografía.

Este planteamiento es "ridículo" para Nile Gardiner, director del grupo conservador Heritage Foundation. "Nunca ha negado nada en su propio libro, incluido el uso generalizado de las drogas", manifestó.

Así las cosas, desde el citado grupo conservador solicitaron que se desvele en calidad de qué el duque de Sussex entró en Estados Unidos. El abogado Bardo afirmó que Harry llegó al país con una visa de "categoría A", reservada para el cuerpo diplomático y representantes de gobiernos extranjeros.

Por su parte, Samuel Dewey, abogado de la Heritage Foundation, recordó que si el príncipe entró en calidad de diplomático, solo puede trabajar en el suelo estadounidense para su gobierno y no para su propio beneficio. Además , el letrado señaló que el hijo menor de Carlos III renunció a su condición real. "Vendió todos los aspectos de su vida privada por, según algunas estimaciones, más de 135 millones de dólares", apuntó.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud