Casas Reales

Harry no puede ni ver a Camilla: por qué el príncipe evitó a la Reina cuando se reunió con su padre

Cuánto da de sí el meteórico viaje del príncipe Harry a Londres. Salen más detalles de su estancia en la City: 26 horas de visita y 45 minutos con su padre, Carlos III, quien le informó sobre su nuevo tratamiento de cáncer. Fue en Clarence House y tuvo lugar nada más aterrizar en Heathrow en un vuelo de la British Airways procedente de Los Ángeles. ¿Y Camilla dónde estaba? La reina, que se ha convertido en el soporte más sólido del Rey en estos primeros pasos de su tratamiento, no habría estado presente en esa reunión tan esperada entre padre e hijo. ¿Por qué?

El duque de Sussex no quiso compartir espacio con su madrastra. Así lo asegura la analista de la realeza Petronella Wyatt en The Telegraph. Es decir, Harry condicionó ese reencuentro con su padre a la intimidad. El monarca confió en su hijo su estado de salud, su reciente diagnóstico de agrandamiento de próstata por el que fue operado en la London Clinic y su segundo diagnóstico de cáncer (que no es de próstata, tal y como ha sido confirmado).

Una reunión que sirvió para tender puentes entre ellos, romper el hielo y volver a verse después de 18 meses de distancia. Nada más y nada menos. La visita de Harry, en cuanto Buckingham hizo público el proceso canceroso del Rey, sirvió también para entender cómo el príncipe antepuso su vínculo con su padre y dejó atrás rencillas pasadas.

Todo esto no se dio en el caso de Guillermo y Kate, a quienes no vio. Todo esto tampoco se dio en el caso de Camilla. Harry no entendió en su día por qué su padre se casaba con ella. Wyatt, incluso, habla de envidia: "Envidia de que su padre sea feliz con Camilla (...) Parece tener un problema con la felicidad de otras personas", matiza la analista con dureza. Más afiladas son sus palabras cuando asegura que Harry es "el típico anglosajón apegado a las armas heredadas".

Concluye en su análisis, que "hay personas que no tienen ambición ni esnobismo y Camilla es una de ellas", a quien describe como una mujer sencilla y nada arrogante y, menos aún, una estratega o maquinadora; y carga contra Harry "y su bilis". "No puedo simpatizar con ello", dice.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud