Casas Reales

El apagón informativo sobre la operación de Kate Middleton: ni un fotógrafo frente al hospital

Máxima discreción y respeto a la intimidad familiar de Kate Middleton y de su marido, el príncipe Guillermo. Fue lo que solicitó el Palacio de Kensington cuando anunció en un comunicado el miércoles 17 de enero que la princesa se había sometido a "una cirugía abdominal". Los medios de comunicación británicos han seguido estas indicaciones de apagón informativo. No hay paparazzi ni equipos de fotógrafos en las puertas del hospital The London Clinic donde permanece ingresada la nuera de Carlos III. Por eso, solo ha trascendido una imagen del heredero llegando al hospital para cuidar de su mujer. Esta foto se produjo el jueves 18.

Kate aún permanecerá hospitalizada unos días más. Podría salir el próximo martes 30, fecha que correspondería al plazo de las dos semanas de ingreso, según rezaba el comunicado. A partir de entonces, regresará a su casa de Adelaide Cottage, en Windsor. Una residencia pequeña y discreta, de cuatro habitaciones, situada cerca del Castillo de Windsor en Berkshire.

Su marido, Guillermo, que ha despejado todos sus compromisos de agenda para cuidar de Kate y de sus tres hijos, George, Charlotte y Louis, cuenta con el apoyo familiar de los Middleton, especialmente de su suegra y su cuñada. Carole y Pippa están muy pendientes de los pequeños.

Estos días los pasos de Guillermo y del resto de su familia han sido protegidos de las cámaras y de la televisión por decisión de los propios medios. Tal y como señalaba el redactado de Kensington, la princesa de Gales mostraba su agradecimiento por el interés que generara su estado de salud y esperaba que el público comprendiese "su deseo de mantener la mayor normalidad posible por sus hijos y de que su información médica permanezca privada". Además Kensington dejó claro que "solo proporcionará actualizaciones sobre el progreso de Su Alteza cuando disponga de importante información". De ahí, que solo tengamos esa primera fotografía de Guillermo llegando al hospital de Londres.

A la espera de esa nueva actualización con respecto a la cirugía de Kate, se une otra espera médica: la operación del rey Carlos III, de 75 años, que será intervenido de la próstata. Una operación que tendrá lugar en las próximas horas. Frente al hermetismo en torno a la princesa, está previsto que Buckingham comparta información detallada de la evolución del monarca, por el expreso deseo del mismo. El rey desea, con su caso, animar a la población masculina a hacerse revisiones de próstata.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud