Casas Reales

Harry y Meghan, un año después del bombazo de Netflix y esos libros devastadores: cómo seguir en el foco sí o sí

Un año ha pasado desde que los duques de Sussex se lanzaran al universo de las series con su docurreality de Netflix. Una producción del gigante del streaming en el que vertían todas las experiencias que habían vivido en sus años de Buckingham. Un calvario de vivencias, que se canalizaron en luz de gas y en la traición que supuso airear todos los trapos sucios de la familia Windsor. Harry y Meghan Markle buscaban su lugar en el mundo, un hogar donde criar a sus hijos en la intimidad, alejados de las cámaras. Un relato sobre la privacidad que se descarriló cuando el matrimonio royal comenzó a negociar contratos jugosos a cambio de revelar su vida dentro de The Firm. No solo a través de Netflix, también Spotify, aunque luego se fuera al traste. También, en esos libros devastadores, empezando por Spare (En la sombra) y, ahora, Endgame.

Algo se quebró en Buckingham cuando los duques de Sussex se sentaron en aquel porche de su amiga y vecina Oprah Winfrey y revelaron ante el mundo que Meghan había sufrido comentarios racistas en palacio cuando estaba embarazada. Desde entonces, la sombra del sesgo inconsciente del racismo pesa sobre la casa. El último episodio, relatado por el amigo escritor de Meghan, Omid Scobie, en su libro Endgame, reaviva esta polémica.

Tras meses de batalla mediática entre los Sussex y los Windsor, personificada en Carlos III y Harry, parecía que la historia se desgataba, que perdía gas. Incluso de hablaba de acercamiento entre ellos. Pero no. Arrecia la tormenta con este libro, que llega en plena campaña navideña y que se lleva por delante los planes (si los había) de reunificación familiar navideña en Sandringham, tal y como planeaba todos los años Isabel II. Para colmo, el padrino de Archie ha excluido a Meghan y Harry de la lista de invitados de su boda. Hugh Grosvenor, duque de Westminster, amigo de toda la vida del príncipe, y Olivia Henson se casan en junio de 2024. Los novios sí han invitado a los reyes Carlos y Camilla y a Guillermo y Kate. O sea, que hasta su amigo le ha dado la espalda.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud