Casas Reales

Por qué el ex cuñado de Letizia, Jaime del Burgo, ha encendido las redes con sus comentarios

Jaime del Burgo, ex marido de Telma Ortiz y por tanto ex cuñado de Letizia, regresó al ruedo mediático hace semanas de la mano de su tocayo Jaime Peñafiel, al ser protagonista indiscutible del libro que el autor y azote de la mujer de Felipe VI publicó hace menos de dos semanas con la editorial Almuzara, vinculada a Manuel Pimentel, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales entre 1999 y 2000 durante el gobierno de José María Aznar.

Se da la circunstancia de que Pimentel, padre del hijo de la ex presidenta del Partido Popular de Cataluña Alicia Sánchez-Camacho, es editor también del libro El amor de Penny Robinson, cuyo autor es el primer marido de Letizia Ortiz. Alonso Guerrero comparte en esa obra, de manera novelada, sus vivencias personales con Doña Letizia, con quien se casó por lo civil el 7 de agosto de 1998 y de la que se separó al año después.

El empresario Jaime del Burgo estuvo casado brevemente con la hermana de la actual reina de España, fue testigo en la boda de Felipe y Letizia y asegura que vive entre Londres y California. Por razones no explicadas, exhibe últimamente fotografías y desvela su versión sobre su supuesta relación con la actual reina consorte.

Antiguo amigo de la Reina y testigo de su boda con el entonces Príncipe de Asturias, Jaime del Burgo es hijo del primer presidente democrático de la Diputación Foral de Navarra, además de senador y diputado en Cortes por Navarra durante 28.

Pues bien, el hijo del político dice haber mantenido "conversaciones telefónicas" y correspondencia por mail con Jaime Peñafiel, "haciéndole conocedor de hechos relevantes" de su vida privada. En dicho libro se incluye un consentimiento firmado por Del Burgo para poder hacer públicos esos pasajes.

Del Burgo, que en la obra de Peñafiel habla en primera persona, dice que el CNI desvalijó su casa de Genthod (a las afueras de Ginebra, en el número 9 de la rue de Village) buscando algo: "Lo que siempre estuvo y sigue custodiado en una caja fuerte de una institución financiera con la orden expresa de ser entregado al defensor de mi memoria en caso de muerte accidental o prematura, ese día, digo, también me comporté a la vista de toda mi intimidad vilipendiada".

Del Burgo asegura que le ha pedido a su antigua, cuñada, es decir, a Letizia, que colabore "para que el rey (Emérito) pueda morir en su casa y en su patria", refiriéndose sin lugar a dudas a don Juan Carlos.

A pesar de no estar de acuerdo con el supuesto exilio voluntario del Emérito, Jaime del Burgo transmite en varias ocasiones a Peñafiel su favorable opinión hacia el rey Felipe, al que describe como un hombre inteligente y "de buen corazón".

Él sostiene que fue quien asesoró a Letizia Oritz cuando negoció las capitulaciones matrimoniales antes de la boda con el entonces Príncipe de Asturias y actuó como consejero de la novia. "Felipe prometió a Letizia que, en caso de que el matrimonio no llegara a buen término, cuidaría de ella y respetaría sus derechos como madre si para entonces tenían descendencia", reza, negro sobre blanco el texto del libro firmado por Jaime Peñafiel y en el que cita, con autorización expresa, a Jaime del Burgo.

"Más tarde vendría la segunda promesa, todavía y siempre en vigor, la mía propia hacia Letizia. Consistente en que, en caso de no cumplir Felipe, lo haría yo por él en cuanto al cuidado de su bienestar y la protección de su persona. Y que impugnaríamos, si llegaban a darse las circunstancias, los términos de la regulación de la custodia".

No se sabe muy bien por qué justo ahora Del Burgo saca a la luz ciertos chismorreos, presuntos hechos o detalles relacionados con Letizia Ortiz, cuestiones que para muchos en redes sociales, no son más que violencia contra una mujer a la que busca humillar por desvelar cuestiones de su intimidad, por muy antiguas que sean.

Sostiene del Burgo en el libro de Jaime Peñafiel que antes de que la periodista iniciara su relación con Felipe de Borbón quiso casarse con ella y hasta llevó una anillo de pedida en una noche antes de cenar con ella "en el jardín del hotel Ritz de Madrid". Según su propia versión, no llegó a hacerle la proposición porque en ese mismo encuentro a dos ella le confesó que había conocido a un hombre que le cambiaría la vida.

Durante un tiempo, Jaime del Burgo formó parte de la vida familiar de los Príncipes, según cuenta él. Le invitaban a Zarzuela, Baqueira y a Marivent. "Con Felipe tuve una gran relación de amistad. Yo le contaba mis problemas, y él, los suyos", asegura. "Pero en agosto de 2011, cuando él estaba en Londres, Letizia le llamó y acabó con su relación: "No podemos seguir viéndonos", cuenta del Burgo que le dijo. "Y colgó".

Jaime del Burgo sostiene que guarda todas pruebas de su presunta relación Letizia, "fotografías, vídeos, móviles, SMS", en una caja fuerte de un banco. Años después, Del Burgo se casó con Telma Ortiz, hermana de la Reina, a la que ya conocía desde que un día coincidió con con ella en Zarzuela y terminaron yéndose los cuatro al cine.

"Al salir, llovía a mares, y, en lugar de regresar en el coche con los príncipes, lo hice en el de Telma. Cuando llegamos al Pabellón del Príncipe, llovía tanto que no pudimos salir. Y allí estuvimos cerca de una hora hablando. Me pidió que fuera un día a visitarla a Barcelona, donde entonces vivía. Y es lo que hice. La llamé y fui. Le dije que su hermana no debía saber que había ido. No se sorprendió. A ella también le había prohibido verme", relata Del Burgo.

Casi diez millones de visualizaciones en pocas horas

Tiempo después, la relación fue a más, llegó la celebración de la boda con Telma y dos años después, el divorcio, de mutuo acuerdo. Pero este domingo las redes sociales recogían un tuit de Jaime del burgo que a las pocas horas de ser publicado roza los diez millones de visualizaciones. 

"Amor. Llevo tu pashmina. Es como sentirte a mi lado. Me cuida. Me protege. Cuento las horas para volver a vernos. Amarte. Salir de aquí. Tuya", ha señalado el escritor a través de su cuenta de X (el antiguo Twitter) junto con una fotografía de doña Letizia frente al espejo a modo de selfie que, por el aspecto de ella, debe tener varios años.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud