Casas Reales

Juan Carlos I, muy claro con la infanta Cristina: le aconseja que se divorcie cuanto antes

Juan Carlos I lo tiene claro: la separación entre su hija Cristina e Iñaki Urdangarin debe formalizarse. El rey emérito ha aconsejado a la infanta que se divorcie de una vez del padre del ex duque de Palma, aceptando, incluso, alguna de las peticiones económicas que este le sugiere.

En una conversación telefónica, Juan Carlos I le trasladó a su hija su firme opinión: tiene que firmar de una vez por todas los papeles del divorcio. Una valoración que la hermana de Felipe VI y la infanta Elena no quiso aceptar, pues "no va a concederle todo lo que Urdangarin quiera. Y menos con sus hijos de por medio", según informa El Confidencial Digital.

La charla entre padre e hija fue "tensa", al igual que las que infanta Cristina ha mantenido últimamente con Urdangarin para alcanzar un acuerdo que satisfaga, sobre todo, a sus hijos, Juan, Pablo, Miguel e Irene. Relatan al citado medio fuentes cercanas a la familia que la negociación puede llegar a buen puerto, aunque, por el momento, poco se ha avanzado en las negociaciones.

La infanta Cristina y el exbalonmanista anunciaron su decisión de tomar caminos separados en enero de 2022, tras salir a la luz unas imágenes de exduque con su nueva novia, Ainhoa Armentia. "De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean. Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin", informaron.

A partir de entonces ambas partes iniciaron un proceso que no han llegado a concluir. Una vez cumplida la mayoría de edad de su hija Irene, Urdangarin recibió una cantidad económica que ronda el millón de euros en concepto de indemnización por el libro que le recomendaron escribir y al que renunció. Y eso no es todo, pues, finalizado el divorcio, recibirá otro millón en un único pago o fraccionado. El deportista también aumentó su sueldo, pasando de los 6.000 euros acordados en las capitulaciones matrimoniales, a los 25.000 euros mensuales por divorcio. Y se le ha mantenido su escolta.

La infanta cedió a estos puntos por una serie de cuestiones. Para empezar, hay dos inmuebles. Los dos, de mucha carga emocional para ella. Las casas de Bidart y de Baqueira Beret. La infanta Cristina ha transigido con la propiedad de Bidart y le concedió a Urdangarin el disfrute de esta vivienda. El exduque consiguió uno de sus objetivos: quedarse con Bidart, pero no con Baqueira Beret. La casa de la estación de esquí era una línea roja para la infanta. Se trata de un chalet que disfruta en usufructo la familia real. Iñaki, al dejar de formar parte de ella, no puede volver a pisarla.

Otro punto en el que hubo acuerdo es el dinero. Urdangarin cobró la mitad de la indemnización que se fijó por sus años de matrimonio con la hija de los Reyes eméritos, que alcanza el millón de euros. Además, su paga se ha establecido en 25.000 euros mensuales en concepto de pensión compensatoria. ¿Por qué cedió la infanta?

Cristina estuvo invisibilizada en la Casa Real desde que estalló el caso Noos. Perdió su título de duquesa de Palma. Se marchó de España y se instaló en Ginebra, después de vivir en Washington. Cristina desapareció de la escena pública. Solo la hemos visto coincidir con su hermano, el rey Felipe VI, en funerales, como el su tía la infanta Pilar o el de su tío Constantino de Grecia. Ahora la infanta quiere pasar página. La única manera de comenzar de nuevo es cerrar un divorcio cuyo proceso se ha cronificado durante casi dos años.

Tal y como informó Informalia, el pasado mes de octubre, Doña Elena comentó que una vez tuviera lugar la reunión de Cristina con el emérito, los abogados de su hermana y de Urdangarin cerrarían el acuerdo económico definitivo previo a la firma ante notario que dará fe del final del matrimonio. "En cuestión de semanas", repitió. "Pero seguro que antes de fin de año", dijo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud