Casas Reales

Las caras de Mary Donaldson hablan por ella en su reaparición junto a Federico tras el escándalo con Genoveva

Tiempos mejores ha atravesado la Casa Real danesa, que está sumergida en un huracán mediático desde que salieran a la luz las fotos del príncipe heredero con Genoveva Casanova por Madrid. Algunos medios daneses se muestran muy críticos con el hijo de la reina Margarita, hasta el punto de que este miércoles amanecieron con un demoledor titular en sus portadas: "Adiós, Casanova".

En mitad de este contexto, Federico de Dinamarca y Mary Donaldson continúan con su agenda. Esta vez y a diferencia de sus actos anteriores, juntos. "El embajador climático de Dinamarca, Tomas Anker Christensen, dio ayer a la pareja de príncipes herederos un informe sobre los esfuerzos climáticos de Dinamarca antes de la próxima cumbre climática de la ONU COP28 en Dubai en diciembre", informan este jueves por la mañana desde las redes sociales de la institución. La prensa no estaba convocada. Así se evitaron posibles preguntas incómodas.

"Las cumbres climáticas de la COP de la ONU se han celebrado (con algunas excepciones) todos los años desde el primer acuerdo climático de la ONU en 1992, y este año Su Alteza Real el Príncipe Heredero visitará la cumbre junto con, entre otros, el Primer Ministro y el Ministro para Asuntos Exteriores", añaden.

En la imagen compartida por la Casa Real danesa (foto superior), Federico y Mary aparecen con rostro serio y precisamente no muy relajados. En otra de las fotografías posan junto al embajador climático (foto inferior), que se coloca en medio de los dos en las escaleras principales del Palacio de Amalienborg. Las expresiones de Donaldson, todo un poema.

Desde el viaje de Estado de Felipe VI y Letizia a Dinamarca (que coincidió con la publicación de las fotos) ambos reaparecieron tras el escándalo para cumplir con sus obligaciones pero siempre lo hicieron por separado, hasta ahora. Hay que recordar que periodistas daneses incluso han asegurado que están separados de 'facto' y que la princesa heredera se plantea hasta el divorcio. Tanto el pueblo como los medios de comunicación tienen en muy alta estima a Donaldson. No hay ni un 'pero' hacia la australiana, que dejó Estados Unidos y una brillante carrera profesional por amor. La mexicana, por su parte, negó tener una relación romántica con el príncipe heredero y se refugió del tormentón en el palacio de San Sebastián del padre de sus hijos, Cayetano Martínez de Irujo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud