Casas Reales

Genoveva se esconde pero Mary Donaldson da la cara: la princesa reaparece en televisión tras las fotos de Federico

La polémica resquebraja la gélida rutina de la Casa Real danesa como un rompehielos que abre las frías aguas del Báltico: los asesores de la reina Margarita depuran su estrategia para hacer frente al tsunami mediático que han generado las fotografías del príncipe Federico con Genoveva Casanova. Mientras la mexicana huye de los medios y se refugia en Londres tras haber pasado unos días en el palacio de su ex en San Sebastián, los 'royal' dan la cara: Federico reapareció este jueves en la Caza del Rey y Mary Donaldson, hasta ahora recluida también en palacio, lo hará en pocos días.

Será en televisión, concretamente en el canal danés DR, que ha emitido un comunicado este viernes. Se trata de un programa especial en el que participa Mary Donaldson y que se grabó hace meses pero que estos días cobra especial interés, pues la princesa participa en un charla sobre "el estrés, los trastornos mentales y el dolor" con tres compatriotas que han encontrado un remedio común para luchar contra ello: la naturaleza. La propia princesa eligió el Mar del Norte para grabar el programa, un lugar al que le tiene un cariño especial por ser uno de los primeros lugares que visitó cuando se mudó a Dinamarca. Ella misma reconoce que allí encuentra "paz y equilibrio".

La situación de la princesa es muy complicada. Su matrimonio no pasaba por un buen momento, hasta el punto de llevar meses durmiendo en habitaciones separadas, pero el ruido mediático que ha levantando la amistad entre Federico y Genoveva coloca a Mary en una posición muy delicada. Se siente humillada. Algunos medios daneses afirman que estaría planteándose pedir el divorcio; otros que ni se le pasa por la cabeza. Lo cierto es que la australiana debe pensar también en el futuro de sus cuatro hijos, Christian, Isabelle, Vincent y Josephine, sobre todo después de que la reina Margarita retirase el título de príncipes a los hijos de Joaquín de Dinamarca.

Genoveva, destrozada

La ex de Cayetano Martínez de Irujo se convirtió, de la noche a la mañana, en una de las mujeres más buscadas por los medios de comunicación. Se refugió en el palacio de la Arbaizena, en San Sebastián, propiedad del padre de sus hijos, pero lo abandonó cuando los paparazzi la localizaron y fotografiaron. Ahora se encuentra en Londres, donde viven sus hijos, Luis y Amina.

A la mexicana, que sufrió una embolia pulmonar el pasado verano, le está pasando factura el estrés generado por el escándalo y tanto su médico como su psicólogo le han recomendado aislamiento absoluto. Ella ha tomado sus instrucciones al pie de la letra y ha desconectado, incluso, su teléfono.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud