Casas Reales

La incomodidad de Felipe VI y Letizia durante su paso por Dinamarca: "La reina llegó a pensar que podrían estar haciendo el ridículo"

Una semana después de conocerse el encuentro entre Genoveva Casanova y Federico de Dinamarca, nuevas informaciones en torno al escándalo dan a conocer no solo cómo están viviendo los protagonistas las consecuencias de su paseo íntimo por Madrid, sino también de qué manera afectó el revuelo a la Casa Real. Los Reyes Felipe VI y Letizia se encontraban en Copenhague cuando Lecturas publicó las fotografías de la empresaria y el príncipe, algo que dejó su visita en un segundo plano.

Así lo cuenta El Confidencial Digital, que, tras consultar fuentes cercanas a la Familia Real española, comenta que "varios miembros de Zarzuela estuvieron tensos y los Reyes muy pendientes de las repercusiones que podían tener", pues "en Dinamarca no se habló de otra cosa durante esos días".

Hay que tener en cuenta que, además de palparse cierta tensión entre Mary Donaldson y Federico de Dinamarca por el revuelo que generaron las fotografías unas horas antes de iniciar su agenda con los Reyes, el misterioso encuentro entre el príncipe y la mexicana se produjo en Madrid. Todo quedaba en España, y España estaba en ese momento delante de sus ojos. "La reina llegó a pensar que podrían estar haciendo el ridículo con ese viaje", explican desde el citado medio.

"La reina Letizia es muy directa y discreta, pero si algo no le gusta son los escándalos; y menos aún que tengan que ver con infidelidades", añaden, ya que lo vivido la pasada semana "es una situación muy parecida a la que sucedió con Juan Carlos I y eso lo detesta".

Durante la estancia de Felipe VI y Letizia en Dinamarca, los príncipes del país escandinavo se mostraron sonrientes y tranquilos de cara a la galería. Hicieron -aparentes- oídos sordos al revuelo mediático y prefirieron cumplir con su agenda para hacer más fáciles los dos días que pasaron con los Reyes, del 6 al 8 de noviembre. Donaldson estuvo, de hecho, muy cerca de Letizia en todo momento.

Los cuatro dejaron ver que los planes fijados para esos dos días casi interminables estaban saliendo según lo previsto, ajenos a las conversaciones que el resto del mundo estaba teniendo sobre el príncipe y la exmujer de Cayetano Martínez de Irujo. Asimismo, algunas imágenes del encuentro vislumbraron cierto enfado por parte de la reina, siempre tan expresiva. Se habló mucho, por ejemplo, de las imágenes de la primera cena juntos, en las que la monarca española observaba con evidente seriedad a su marido y Mary Donaldson, que se rieron un rato durante la velada.

Por su parte, frente al silencio que reina en Dinamarca, Genoveva Casanova insiste en que la única relación que le une al príncipe es de "amistad". El pasado fin de semana voló a Londres, donde permanece alejada de los focos y encuentra refugio en sus hijos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud