Casas Reales

Letizia acude en auxilio de su amiga Sonsoles Ónega tras el varapalo de un crítico contra la ganadora del Planeta

El suplemento literario del diario El País publicaba este viernes una demoledora crítica contra Las hijas de la Criada, la novela ganadora del Premio Planeta, firmada por la periodista Sonsoles Ónega. La terrible crítica que difunde el citado periódico está firmada por Jordi Gracia García (Barcelona, 1965), ensayista y Catedrático de literatura. El autor hunde la obra ganadora del galardón mejor pagado en lengua española y carga contra los miembros del jurado que otorgan el Planeta.

"Las aberraciones narrativas son continuas. Las inconsecuencias también. Las cabriolas caprichosas se suceden hasta extremos delirantes", reza la crítica. "El efecto que deja este último Premio Planeta es desolador: parece un acto de transgresión cultural intrasistémico. Maravilla la capacidad de Las hijas de la criada para desescalar hacia abajo y sin límite en el subsuelo de la novela", escribe Jordi Gracia.

"Vergüenza cósmica"

"Mientras leía hundido en la miseria y en la tumbona me preguntaba si alguno de los miembros del jurado hizo el sacrificio de leerse esas 400 páginas. ¿Rosa Regàs o Carmen Posadas no sintieron una vergüenza cósmica? ¿Qué vio el fino lector Pere Gimferrer que haya empujado su voto favorable? ¿A José Manuel Blecua no se le han llevado todísimos los demonios académicos y no académicos? ¿Cuál es el límite a partir del cual el lector de un jurado se cloroformiza o se anestesia de tal manera que renuncia a ser quien es?", dice el autor de la crítica.

"La sensación de ridículo es sofocante"

"La sensación de ridículo es sofocante. Por la trama, por el estilo, por la mojigatería, por la ranciedad, por la simpleza, por la arbitrariedad, por la absoluta nadería de un folletín sin categoría siquiera de folletín", sentencia antes de añadir: "A alguien se le ha ido la pinza para llegar a premiar una redacción escolar de turbadora tosquedad".

Después, disculpa así a la ganadora del Planeta y periodista: "La popular presentadora Sonsoles Ónega no tiene la menor responsabilidad en esta calamidad: ella habrá escrito lo mejor que ha sabido una novela, como ha escrito y publicado otras tantas", dice en su artículo.

Jordi Gracia dispara contra los siete miembros del jurado, al que a usa de "dejación de funciones", y a la editorial, calificando el Planeta de "fraude tan masivo que vuelve a traicionar la confianza de una mayoría de españoles con ganas de leer historias entretenidas sin que naveguen necesariamente en la indigencia moral y literaria".

Letizia consuela en público a su amiga

Pero tras semejante varapalo la presentadora ha recibido el apoyo y el consuelo público de su amiga Letizia, que la visitado precisamente en el Día de las librerías. Este sábado, horas después de haber comenzado con las firmas de libros en Madrid, llegaba la Reina al lugar en el que se encontraban Sonsoles Ónega y Alfonso Goizueta, semifinalista del premio. Mostraron en todo momento su cercanía, que data desde los días en que la mujer de Felipe VI ejercía de colega de Sonsoles.

La periodista se agachaba para recoger un bolígrafo y después le presentaba a su compañero de firmas. La Reina colocaba su bolso en el suelo y, con un gesto cariñoso, le apartaba un mechón de pelo a Sonsoles del rostro mientras se agachaba para hablar con ella.

Viendo lo emocionada que se encontraba la presentadora, la Reina Letizia colocaba sus manos sobre los hombros de ella, mostrándole su apoyo en este día tan especial. Pero sin duda alguna, el momento más especial surgía cuando ambas se fundían en un cariñoso abrazo, tras el que la Reina Letizia se ponía de cuclillas para atender las palabras de Sonsoles mientras le acariciaba la espalda.

Al terminar de firmar el ejemplar que tenía entre manos para la Reina, Sonsoles se ponía de nuevo de pie y abrazaba de nuevo a la Reina, momento que quedaba inmortalizado por los allí presentes, quienes no les quitaron los ojos de encima. La Reina aprovechaba para presentarle un fotógrafo a Sonsoles y los tres entablaban una conversación de varios minutos ante de posar junto a Alfonso Goizueta en una fotografía para el recuerdo.

El escritor agachaba la cabeza frente a la Reina a modo de despedida y la Reina Letizia pedía disculpas a los allí presentes por haber pausado la firma de libros. Sin duda alguna, en esta ocasión, hemos podido ver la versión más humana y cercana de la Reina, que ha querido compartir con Sonsoles Ónega en un día que ambas recordarán para siempre.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud