Casas Reales

Letizia reaparece en Tudela con look de estreno y "muy contenta" tras su rictus en la Jura de Leonor

La reina Letizia ha asistido este viernes 3 de noviembre al 23º Festival de cine 'Ópera Prima' Ciudad de Tudela, donde ha presidido el homenaje al fallecido cineasta oscense Carlos Saura. Se trataba de una reaparición muy esperada debido al rictus de la consorte asturiana en la jura de la Constitución de la princesa Leonor, que se celebró este martes 31 de octubre.

Tras el debate que se generó al respecto, la reina se ha 'saltado' el protocolo y ha respondido a las preguntas de una reportera de Antena 3 que la esperaba junto al resto de las personas que se habían desplazado hasta el Cine Moncayo de la ciudad navarra para saludarla. A la pregunta de si está contenta, la mujer de Felipe VI ha respondido efusiva y concisa: "¡Sí, claro!".

Un look de estreno

Para este acto en Tudela, doña Letizia ha estrenado un vestido gris de la firma Cortana. Se trata del modelo Felicita, cuesta 880 euros y solo se vende de forma online. El diseño tiene mangas japonesas, escote en forma de V y está confeccionado en lana virgen stretch.

Ha completado su outfit con sofisticadas botas de Nina Ricci, confeccionadas en piel negra y de caña alta, concretamente por la rodilla (modelo 'over the knee'), que estrenó el año pasado.

También ha recuperado del joyero los pendientes de Isabel Guarch. Se trata del modelo Vents, realizados artesanalmente en oro amarillo de 18 quilates y engastados con diamantes naturales. Están inspirados en las formas geométricas de la rosa de los vientos.

Su rictus en la jura

La jura de la Constitución de Leonor se celebró este martes con un primer acto en el Congreso de los Diputados y seguidamente otro en el Palacio Real, en el que Felipe VI le otorgó el collar de Carlos III a su hija mayor. En este acto, además, la heredera al trono protagonizó un entrañable momento con su madre que dio mucho de que hablar en las redes sociales y los platós de televisión. La princesa la arropó tendiéndole su brazo y protagonizando una imagen histórica.

Muchos achacaban el rictus de Letizia a la ausencia de sus padres (obligada por la de los eméritos, para no hacer distinciones); otros al fallo de protocolo que le hizo lucir el mismo tono de vestido que la presidenta del Congreso, Francina Almengol. Sin embargo, el círculo cercano a la familia real descartó ambos: "La reina no se encontraba bien".

Después del acto oficial, además, tuvo lugar una fiesta privada en El Pardo en la que sí estuvieron los padres de la consorte, Jesús Ortiz y Paloma Rocasolano; los eméritos don Juan Carlos y doña Sofía; las infantas Elena y Cristina; y la mayoría de los primos de Leonor (con las ausencias destacadas de Victoria Federica, Juan Urdangarin, Pablo Urdangarin y Carla Vigo que, tal y como ha adelantado Informalia, no estaba invitada). Este jueves 2 de noviembre se celebró otro cónclave borbónico, esta vez en Zarzuela por el 85 cumpleaños de la reina Sofía.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud