Casas Reales

Por qué la infanta Cristina ha cedido ante el desafío de Urdangarin: la casa de Bidart y la paga mensual de 25.000 euros

El divorcio ya era un clamor en este matrimonio roto. Este proceso de separación nos remonta a enero de 2022, camino de los dos años. Ahora que Irene Urdangarin tiene la mayoría edad tocaba cerrar el acuerdo entre Cristina de Borbón e Iñaki. La infanta ha cedido en el reparto de bienes. ¿Por qué? ¿Y por qué se dieron un beso en aquel partido de Pablo Urdangarin?

Hay dos inmuebles. Los dos, de mucha carga emocional para Cristina. Las casas de Bidart y de Baqueira Beret. La infanta Cristina ha transigido con la propiedad de Bidart y le ha concedido a su todavía marido el disfrute de esta vivienda. Se da la nefasta coincidencia de que la playa de esta bella localidad vascofrancesa fue el escenario donde se captaron las primeras fotos de Iñaki paseando de la mano con su novia, Ainhoa Armentia. El ex duque ha conseguido uno de sus objetivos: quedarse con Bidart, tal y como informó Juan Luis Galiacho en Cuatro al día. Pero no con Baqueira Beret. La casa de la estación de esquí era una línea roja para la infanta. Se trata de un chalet que disfruta en usufructo la familia real. Iñaki, al dejar de formar parte de ella, no puede volver a pisarla.

Otro punto en el que ha habido acuerdo es el dinero. Según Galiacho, Urdangarin ya ha cobrado la mitad de la indemnización que se fijó por sus años de matrimonio con la hija de los Reyes eméritos, que alcanza el millón de euros. Además, su paga se ha establecido en 25.000 euros mensuales en concepto de pensión compensatoria. ¿Por qué ha cedido la infanta?

Cristina ha estado invisibilizada en la Casa Real desde que estalló el caso Noos. Perdió su título de duquesa de Palma. Se marchó de España y se instaló en Ginebra, después de vivir en Washington. Cristina desapareció de la escena pública. Solo la hemos visto coincidir con su hermano, el rey Felipe VI, en funerales, como el su tía la infanta Pilar o el de su tío Constantino de Grecia. Ahora la infanta quiere pasar página. La única manera de comenzar de nuevo es cerrar un divorcio cuyo proceso se ha cronificado durante casi dos años.

También cobra ahora sentido el beso de los ex duques de Palma de hace unos días. Hubo ciertos gestos de acercamiento y no vimos tensión entre ellos. La graduación de Irene los unió en junio. Después, fue el partido de Pablo. Sus padres quisieron estar con el jugador en su debut en la Liga Europea con su nuevo equipo, el Fraikin BM Granollers. El beso de Cristina e Iñaki se produjo en el partido, el pasado 2 de septiembre, según publicó la revista Hola en su portada. Ya había un acuerdo entre ellos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud