Casas Reales

Iñaki Urdangarin exige las casas de Bidart y Baqueira pero Cristina se planta: así ha quedado el reparto de bienes

El que fuera yerno predilecto de los eméritos exprime al máximo las últimas negociaciones con la madre de sus hijos de cara al divorcio, que llegará casi dos años después de anunciar su separación. Con la mensualidad y la indemnización estipuladas, tal y como publicamos, solo quedaban por ver los inmuebles compartidos. Iñaki Urdangarin pedía las casas de Bidart y también la de Baqueira Beret, pero con esta 'ha pinchado hueso'.

La infanta Cristina ha concedido a su todavía marido la propiedad y el disfrute del inmueble en el que protagonizó sus primeros encuentros con Ainhoa Armentia pero ha trazado una línea roja con el chalet del Pirineo Catalán, pues se trata de una propiedad que disfruta en usufructo la familia real, por lo que Iñaki, al dejar de formar parte de ella, no puede volver a pisarla. Y se lo han dejado claro no solo doña Cristina sino también el rey Felipe VI, que se personó allí al ser avisado de la presencia de Iñaki junto a Ainhoa el pasado mes de febrero. El vasco salió por patas. Lo intentó nuevamente el pasado mes de agosto, pero corrió exactamente la misma suerte.

Según Juan Luis Galiacho, con la casa de Bidart se da por finalizado el reparto de los bienes que compartían Iñaki y Cristina: "El inventario está cerrado, ya le han dado el visto bueno y la firma del divorcio está al caer". Añade, además, que Urdangarin ya ha cobrado la mitad de la indemnización que se fijó por sus años de matrimonio con la hija de los eméritos (un millón de euros de los dos que se estipularon) y que también ha empezado a cobrar ya los 25.000 euros mensuales en concepto de pensión compensatoria.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud