Casas Reales

La infanta Cristina, muy seria en Barcelona tras paralizar su divorcio: todavía luce alianza de casada

La segunda hija de los eméritos apura sus últimos compromisos profesionales antes de tomarse unas vacaciones y lo hace en la Ciudad Condal, donde se ha instalado estos días para acudir a unas reuniones en la sede internacional de La Caixa, en el centro de Barcelona. Se trata de las primeras fotografías de la infanta Cristina tras la graduación de su hija Irene en Ginebra y su imagen, desde luego, es bien distinta.

Si entonces pudimos ver a la ex de Iñaki Urdangarin feliz y rodeada de toda la familia, ejerciendo de perfecta anfitriona como madre de la homenajeada, esta vez las imágenes (emitidas en Antena 3) reflejan a una persona muy seria y cansada. La infanta ha sido vista sola por Pedralbes, el barrio en el que vivió con toda su familia antes de marcharse a Washington, sin despegar la vista de su móvil y seguida (a buena distancia) por sus escoltas.

Y un detalle ha llamado especialmente la atención: doña Cristina todavía luce su alianza de casada en la mano izquierda. Algo bastante significativo teniendo en cuenta que este jueves saltaba la noticia de que ella misma habría dado orden de paralizar el divorcio con el padre de sus hijos. Tal y como publicamos, la infanta estaría en desacuerdo con las elevadas exigencias de Iñaki Urdangarin y, cansada de negociaciones que no llegan a buen puerto, habría decidido darse un respiro: "Lo retomarán después del verano, en septiembre. Ahora, ella necesita un descanso", decía una fuente a Monarquía Confidencial.

La reaparición de una Cristina sola y seria ha tenido lugar pocos días después de la escapada de Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia a Asturias, donde ha zanjado los rumores de una supuesta crisis sentimental que les perseguía desde hacía semanas. La pareja, acompañada de amigos, participó en una ruta ciclista, se alojó en un hotel rural y disfrutó de lo lindo creyéndose a salvo de miradas indiscretas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud