Casas Reales

Harry y Meghan no ganan para sustos: detienen a un espía que merodeaba en su casa

Después del susto que se han llevado los duques de Sussex en Nueva York, tras ser perseguidos por los paparazzis a toda velocidad y provocar varios accidentes, se ha conocido que el príncipe Harry y Meghan Markle no habían recuperado el aliento todavía de otro desagradable incidente ocurrido en sus vidas, en el que también tuvo que intervenir la policía norteamericana. Los agentes detuvieron este lunes a un espía que se dedicaba a vigilar y escudriñar en los alrededores de su casa en California. El individuo, retenido en el interior de la propiedad por la seguridad privada de los royals, ha sido finalmente acusado de un delito de prowling, es decir, de "merodear" en castellano.

En efecto, el hijo menor del rey Carlos III y su esposa no ganan para sustos últimamente. Este mismo miércoles se vieron involucrados en varios accidentes de tráfico en la ciudad de los rascacielos por la "catastrófica" persecución a la que les sometió la prensa, tras su asistencia junto a la madre de Meghan, Doria Ragland, a los Women of Vision Awards en el el Teatro Ziegfeld, donde Markle acaba de recibir un premio honorífico.

Lea tambiénHarry y Meghan sufren una persecución incesante por parte de los paparazzi que casi acaba en catástrofe

Pero el matrimonio ya acudió a la gala con el susto metido en el cuerpo, tal y como relata el digital norteamericano TZM. Este mismo lunes, en la casa de los duques en la zona californiana de Montecito, la policía arrestó a un individuo de 29 años por que estaba espiando y acosando a Harry, Meghan y sus hijos. Se trata de un delito de acecho que en inglés se traduce como stalking.

Sobre las 2 de la madrugada del lunes 15 de mayo, los miembros de la seguridad de la casa "ducal" llamaron a la policía de Santa Bárbara para explicar que mantenían retenido a este hombre, lo que se denomina "arresto ciudadano", de nombre Kevin García Valdovinos

Los agentes de la ley le detuvieron bajo la figura de un delito menor de acecho, le ficharon y le pusieron después en libertad al pagar 2.500 dólares de fianza. Al parecer la retención se produjo tras algunas manifestaciones que el merodeador les hizo a los vigilantes privados que no les gustaron nada.

En cualquier caso, el medio norteamericano no ha podido confirmar si en ese momento los duques y su familia se encontraban dentro de la casa, y la causa de la posterior detención de Valdovinos deja entrever que el delito lo había cometido realmente en el exterior del recinto privado, y no dentro.

El sheriff del condado ha aclarado que, finalmente, el delito menor por el que se le va a acusar es el de merodeo, y no es de acecho, aunque "la investigación continúa su curso", ha especificado la autoridad de la zona.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud