Casas Reales

La coronación de Carlos III les cuesta a los británicos 280 millones por la seguridad

La coronación del Carlos III, que tendrá lugar el próximo sábado 6 de mayo, le va a costar a los británicos un total de 250 millones de libras esterlinas (280 millones de euros), gasto que se ha incrementeado debido a un proyecto de Ley de Seguridad masivo aprobado en especial para cubrir el evento, por el que se incorporan miles de policías y escuadrones de protección de la ceremonia y sus invitados.

Según fuentes del Ministerio del Interior inglés, solo para desplegar los miles de policías y equipos que se encargarán de la seguridad y la protección de los actos y los escenarios del acontecimiento ya suponen más de la mitad del gasto, que suma un total de 150 millones de libras: "Posiblemente más. Es una suma loca, pero este es uno de los eventos públicos más grandes de la historia reciente", han asegurado fuentes del Ministerio del Interior al digital Mirror.

Lea también- Carlos III, ante la coronación: Londres se bunkeriza de policías y francotiradores para proteger las joyas reales

La mismas fuentes ha justificado la carísima operativa: "Están involucrados miles de agentes, y muchos trabajarán horas extras. El mero hecho de acoger dignatarios en el país y alojarles es una operación infernal en sí misma. En su mayoría, serán llevados por escoltas policiales desde los aeródromos, lo que es solo un pequeño engranaje en esta gigantesca máquina de seguridad: hay mucho más en la operación", asegura.

Mark Scoular, comandante táctico de las bodas del Príncipe Guillermo, el Príncipe Harry y de las Olimpiadas de 2012, cree que el coste de este proyecto de Ley y el operativo que regula se va a incrementar finalmente: "El trabajo que implica un evento como este es monstruoso. En el mismo Día de la Coronación, habrá unidades QBRN completas (químicas, biológicas, radiológicas y nucleares) en todo Londres. Habrá oficiales técnicos de municiones, se duplicarán las unidades de armas de fuego, serán asombrosos los oficiales de orden público que van a estar de guardia, se multiplicarán los esfuerzos de los servicios de ambulancias, de bomberos y de rescate. Además, va a ser monumental el número de personas trabajando en Inteligencia".

Los 100 millones de libras restantes del total del presupuesto se invertirán en la organización de los escenarios de la coronación y los tres días previstos de celebraciones, lo que supone un elevadísimo coste para los contribuyentes del Reino Unido, precisamente cuando se trata de la coronación de un rey que siempre ha presumido de querer liderar una monarquía austera y con las cuentas saneadas. 

La comparativa respecto a los costes de la coronación en 1953 de la fallecida Isabel II son espectaculares. Entonces se gasto un total de un 1,57 millones de libras, lo que vendría a suponer 47 millones según el valor real del dienero en la actualidad. 

Evidentemente, no solo el paso del tiempo y el coste de la vida aumenta considerablemente el presupuesto. Las amenazas de seguridad en un evento internacional de la naturaleza de esta coronación, en la que se concentran un elevado número de dirigentes internacionales, encarecen notablemente los costes. 

Frenar activismo y preveer atentados

Están programadas para esos días en Londres varias protestas que han disparado la inversión en seguridad del evento, que desde el Minsiterio del Interior coordina bajo el nombre Operation Golden Orb. 

Entre los gastos más elevados, según fuentes del ministerio inglés consultadas por el digital Mirror, se incluye el plan con un horario especial para controlar el tráfico aéreo para los vuelos de los numerosos dignatarios que van a aterrizar y despegar en las inmediaciones de la capital británica esos días.

Las autoridades temen que los activistas por el cambio climático quieran manifestarse o realizar acciones de impacto informativo durante las llegadas de los aviones de los ilustres invitados a la coronación, por eso se va a  reforzar la seguridad en las pistas del RAF Northolt, en Middlesex y del RAF Biggleswade, de Beds, señalados como los lugares de aterrizaje de los distintos jefes de Estado invitados a partir del próximo jueves. 

Para que los activistas de cualquier reivindicación no tengan la menor oportunidad de sabotear y deslucir la vistosa ceremonia real, las autoridades han previsto también poner en las calles una amplio número de agentes armados, así como francotiradores en los tejados y drones policiales que vigilan desde el cielo las multitudes en busca de cualquier actividad sospechosa. 

Los responsables de la seguridad del acontecimiento preveen que actúen grupos ecologístas y antisistema como Just Stop Oil o Republic. No obstante, no solo las protestas preocupan. Obviamente las fuerzas especiales estarán pendientes, como parte del mecanismo de defensa contra el terrorismo del Reino Unido, son sus helicópteros Blue Thunder 2 preparados para despegar en caso de que se produjera cualquier ataque.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud