Casas Reales

¿Por qué Harry asistirá a la coronación de Carlos III sin Meghan Markle?

Ha pasado más de un mes desde que los duques de Sussex recibieron la invitación, vía email, al gran evento del Rey. Y ya hay respuesta. Se ha hecho esperar. El príncipe Harry asistirá a la coronación, pero lo hará en solitario. Ni Meghan Markle ni sus hijos, Archie y Lilibet, le acompañarán. Así ha informado Buckingham este miércoles 12 de abril.

Quedan tres semanas para la ceremonia de Carlos III, el 6 de mayo, y la organización trabaja a destajo en una carrera contrarreloj para tenerlo todo a punto. Sin embargo, el caos ha causado estragos en los preparativos. Una de las razones de peso, la indecisión de Harry y Meghan, que hasta este miércoles no habían dado una respuesta al monarca. Lo publica Daily Mirror.

Harry ha esperado hasta el último momento para dar su confirmación. Incluso se ha pasado nueve días, ya que la fecha límite, según cita el rotativo, concluía el pasado 3 de abril. Un silencio que parecía todo un desafío. Finalmente, ha llegado el comunicado oficial que anunciaba la presencia del duque: "Buckingham se complace confirmar que el duque participará en la ceremonia de coronación en Westminster el 6 de mayo. La duquesa de Sussex se quedará en California, con el príncipe Archie y la princesa Lilibet". 

Complicación en el protocolo

Este silencio de los duques ha provocado un gran retraso y complicación en el protocolo, que marca cómo y dónde deben sentarse todos los invitados. En qué bancos y en qué orden. Todo en la Abadía de Westminster está medido al milímetro para esa cita de mayo. Foto inferior, Harry en Londres, el pasado mes de marzo.

¿Por qué se ha demorado Harry en dar su respuesta? ¿Estaba tensando la cuerda? No parecía este el momento más adecuado para prolongar ese silencio, después de que su padre tendiera puentes con él y se lo hiciera ver. No solo al enviarle la invitación, también al aceptar que sus hijos, Archie y Lilibet, sean llamados príncipe y princesa, pese a que Harry ejecutó el botón del Megxit hace ya tres años, lo que supuso su marcha definitiva de la familia real. 

La fotografía de Harry en solitario, en la entrada de Westminster, tiene menos brillo mediático que si va de la mano de su mujer. Esa escenografía del amor que tan bien protagonizan los Sussex en público tiene una potencia informativa igual a nada. Juntos arrasan. Si consiguieron desviar el foco en el funeral de Isabel II y en el del duque de Edimburgo, cómo no van a arrasar en la entronización. Más si aparecen con sus dos pequeños. 

Su última visita sorpresa a Londres

El pasado 27 de marzo, el príncipe visitó Londres por sorpresa para declarar ante el juez en el marco de una demanda conjunta, junto a Elton John, entre otros famosos, contra el grupo de prensa Associated Newspaper Limited (ANL). En este viaje relámpago, se esperaba un encuentro privado entre padre e hijo, pero no se produjo. Trascendió a la prensa que el monarca estaba "muy ocupado".

El caos en Westminster

Se prevé una audiencia en televisión de más de 100 millones de espectadores. Hay que coordinar cámaras y puntos informativos de cadenas e informadores procedentes de todo el mundo. Hay temor de que el Rey, en un descuido, pueda tropezar cpn el pesado uniforme y la capa que va a lucir. Se trata de un uniforme mucho más austero, y sin pieles, que el que llevó su madre en la ceremonia de 1953. También hay confusión en el uso o no de las tiaras por parte de las invitadas. Se espera la asistencia de 2.000 personas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud