Casas Reales

Iñaki Urdangarin, con su hijo Pablo y su madre antes de escaparse con Ainhoa a Mallorca

Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armentia están disfrutando de sus vacaciones de Semana Santa en Palma de Mallorca, pero antes de la diversión el todavía marido de la infanta Cristina cumplió con su obligación de padre y se reunió con su hijo Pablo, acompañado de sus familiares más cercanos y durante un partido de balonmano que el joven disputaba en la ciudad de Burgos.

Antes de poner rumbo a Mallorca con Ainhoa, Urdangarin disfrutó de un plan familiar muy especial. Acompañado por su madre, Claire Liebart, por su hermana Clara, por su cuñado Joseba Etxebeste y por uno de sus sobrinos, el ex duque de Palma se desplazó hasta Burgos para ver el último partido que su hijo Pablo Urdangarin, con el que tiene una relación muy estrecha, ha disputado con el Barcelona de balonmano.

Pare e hijo pudieron verse y hablar de los últimos acontecimientos que afectan de la vida privada de ambos. Por un lado, Pablo mantiene una relación con la joven Joana Zott, que incluso ya ha tenido la oportunidad de conocer a la Infanta Cristina.

Por otro, el excuñado de rey Felipe VI mantiene desde hace un año una relación sentimental con la abogada Ainhoa Armentia, que ha acabado con su matrimonio con la segunda hija del emérito, Juan Carlos I. Con su novia protagoniza estos días de vacaciones de una romántica escapada en la que han presumido de sus espectaculares cuerpos y en la que, con cierto descaro, se han alojado en un exclusivo hotel de cinco estrellas que se encuentra tan solo a diez minutos del Palacio de Marivent.

Un destino en el que pasó momentos inolvidables con Cristina durante su matrimonio, que conoce a la perfección y que ahora ha querido mostrarle a su chica, con la que mantiene una discreta relación desde enero de 2022.

Con la visita a su hijo Pablo durante uno de sus encuentros deportivos, Iñaki muestra una vez más su apoyo incondicional a la carrera del único de sus vástagos que ha seguido sus pasos en el mundo del deporte. Como padre y ex deportista, no perdió detalle de lo que sucedía en la pista y no dudó en acercarse a Pablo en varias ocasiones para comentar algunas jugadas.

Muy pendiente de su teléfono móvil, que hojeó en varias ocasiones con ayuda de unas gafas para ver de cerca, Urdangarin evitó hacer declaraciones sobre los rumores que apuntan a que estaría a punto de firmar su divorcio de Cristina, algo que sucedería coincidiendo con la mayoría de edad de su hija menor, Irene, el próximo mes de junio: "No tengo nada que decir, muchísimas gracias. Le agradezco pero no tengo nada que decir. Gracias", contestó con su habitual distante amabilidad.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud