Casas Reales

La cadete Leonor y su estricta nueva vida en la Academia Militar (sin sueldo): "No murmurar jamás ni tolerarlo"

Agosto será un mes inolvidable para Leonor. La princesa de Asturias arranca su formación militar en la Academia General de Zaragoza, tal y como lo hizo su padre, don Felipe VI, en 1985. Así se ha aprobado en Consejo de Ministros y así lo comunicó Casa del Rey a través de una nota que se emitió este martes 14 de marzo.

Lea también: La princesa Leonor tendrá como tutora a una teniente coronel durante su formación militar

"La vida diaria del cadete está marcada por la exactitud en todos los actos y la observancia de las reglas de disciplina, jerarquía y unidad, características éstas indispensables para conseguir la máxima eficacia de las Fuerzas Armadas". Así se presenta la academia para oficiales del Ejército de Tierra, que tendrá el próximo curso a la hermana de la infanta Sofía entre sus alumnos.

Una vez Leonor cruce la puerta de entrada de la Academia, será una cadete más. "Tendrá el mismo tiempo libre, saldrá como los demás y comerá en la cantina como todos", anunció la ministra de Defensa, Margarita Robles. Eso sí, lo que no recibirá como todos es su sueldo, pues tal y como confirmó Zarzuela, la nieta de don Juan Carlos ha renunciado a su asignación mensual de 400 euros mensuales.

Día 1 como Cadete

Leonor deberá presentarse en la puerta de la Academia entre las 7.30 y las 9.30 de la mañana. Ese primer día de vida militar podrá ir acompañada de hasta cuatro miembros de su familia y se les permite visitar las 71 hectáreas que tienen las instalaciones. Su padre ya las conoce, pero quizás doña Letizia se anima a recorrerlas junto a su hija.

Además de llevar su documentación, ese día puede acudir con una pequeña maleta con ropa de calle. Nada de ir con chanclas aunque sea verano. Después de que se marchen los acompañantes, Leonor será encuadrada en el I Batallón de Cadetes. Todos los compañeros serán presentados al Teniente Coronel Jefe de Batallón, Comandante en jefe de la Compañía y Capitán de jefe de Sección. 

Fase de adaptación

Una vez allí, da comienzo para todos los cadetes hombres y mujeres el módulo de Acogida, Orientación y Adaptación militar (MAOA), que tiene una duración de dos semanas. Los alumnos son alojados en camaretas con capacidad para dos, cuatro o hasta doce personas; pasan por la peluquería, y se les entrega su equipo militar básico.

Cada habitación tiene el mobiliario básico y un armario con el espacio medido para que quepan las prendas de uniforme y un portatrajes con ropa para las salidas de civil a la ciudad. No obstante, fuentes de la AGM explican a El Mundo que en primero los permisos son pocos, algunos fines de semana, y siempre volviendo a dormir a la Academia, a menos que se disponga de un permiso especial. A las ocho de la tarde ya deben estar en las instalaciones.

Instrucción como combatientes

En este primer curso, los alumnos dedican nueve semanas a recibir instrucción como combatientes y a las prácticas en el mando. Una formación en la que realizan diferentes actividades como "marchas, recorridos topográficos, ejercicios de tiro con fusil de asalto y pistola en simulador, ejercicios de fuego real con diversas armas individuales". 

Para esta fase, los alumnos ya visten de uniforme y Leonor debe tener claras las siguientes normas: puede llevar pendientes de bola que no superen el lóbulo de la oreja. En caos de querer maquillarse, debe hacerlo de forma poco llamativa. En cuanto a su melena, siempre recogida en un moño bajo. La Academia aconseja portar en el neceser redecillas y horquillas para fijar el moño. 

La importancia del deporte

Esencial en la formación es la educación física. Hay una hora de actividad física todos los días, cuyo entrenamiento cambia a diario. La princesa Leonor, al igual que el resto de sus compañeros realizará diferentes deportes militares, se iniciarán en equitación y la defensa personal militar. Serán unas semanas de mucha exigencia física, por lo que piden a los alumnos que lleguen al curso en forma, con capacidad para aguantar 45 minutos de trote y de hacer series de flexiones a diario. 

Horario de trabajo y formación

La vida empieza pronto. A las seis y media de la mañana se toca diana. Entonces, Leonor y sus compañeros deben acondicionar sus camaretas, desayunar e izar bandera. A las 7.45 ya deben estar listos para empezar las clases, que duran hasta las dos y cuarto de la tarde. Los viernes hay una formación de bandera en el patio principal a las ocho de la mañana y las clases comienzan media hora después. 

Decálogo del Cadete

Leonor y sus compañeros deberán marcase a fuego los diez deberes del Cadete. 

- "Tener un gran amor a la Patria y fidelidad al Rey, exteriorizado en todos los actos de su vida".

-"Tener un gran espíritu militar, reflejado en su vocación y disciplina".

- "Unir a su acrisolada caballerosidad constante celo por su reputación".

- "Ser fiel cumplidor de sus deberes y exacto en el servicio".

- "No murmurar jamás ni tolerarlo".-

- "Hacerse querer de sus inferiores y desear de sus superiores".

- "Ser voluntario para todo sacrificio, solicitando y deseando siempre el ser empleado en las ocasiones de mayor riesgo y fatiga".

- "Sentir un noble compañerismo, sacrificándose por el camarada y alegrándose de sus éxitos, premios y progresos".

- "Tener amor a la responsabilidad y decisión para resolver".

- "Ser valeroso y abnegado". 

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud