Casas Reales

La estrategia de Carlos III para curar heridas con Harry: permite que llamen a sus hijos príncipe Archie y princesa Lilibet

La coronación se acerca. Quedan dos meses, pero hay que suturar heridas. Carlos III se afana en tender puentes con su hijo distanciado. Que Harry deje atrás su tormento y su victimismo, que pase página y mire hacia adelante. Nada le complacería más al monarca que ver a su familia unida el próximo 6 de mayo en la ceremonia de la Abadía de Westminster. Hace unos días trascendía que Carlos III habría ofrecido a los Sussex instalarse en Frogmore Cottage durante su estancia en Reino Unido si estos asistían a su gran día. Ahora trasciende que el soberano habría permitido al duque de Sussex que sus hijos, Archie y Lilibet, utilicen, si así lo desean, los títulos de príncipe y princesa. Lo publica Daily Mail.

Hace solo unos días, el 7 de marzo, los duques bautizaron a su pequeña, de 21 meses. Las palabras que empleó el portavoz del matrimonio fueron "la princesa Lilibet" ha recibido el bautismo, tal y como recogió People y los medios británicos. Un detalle que llamó la atención porque la polémica de los títulos fue muy debatida en su día desde que los duques activaron el Megxit y abandonaron la Familia Real.

Los hijos de Harry y Meghan no eran príncipe ni princesa en vida de Isabel II porque no eran nietos de reina (sino bisnietos) y porque Harry estaba por detrás de Guillermo y de sus hijos en la línea sucesoria. Tras la muerte de la monarca, Archie y Lilibet pasaron de forma natural y formal a ser nietos de rey. Esta consideración marca la diferencia porque ahora ha trascendido que Carlos III, en una conversación de entorno privado, habría permitido que sus nietos Sussex usen los títulos de príncipe y princesa. No así el estatus de Alteza Real. Esta conversación tuvo lugar después de uno de los actos fúnebres en memoria de Isabel II, en septiembre del año pasado, tal y como señala Daily Mail. 

Los duques, en su mediática entrevista con Oprah Winfrey, insistieron en ese debate de los títulos, algo que consideraban como un trato injusto y desigual. La realidad es que en la página web oficial de la Casa Real se lee "el duque y la duquesa de Sussex tienen dos hijos, Archie Mountbatten-Windsor y Lilibet Mountbatten-Windsor". En el caso de Guillermo, heredero al Trono, se lee: "El príncipe y la princesa de Gales tienen tres hijos, el príncipe George, la princesa Charlotte y el príncipe Louis. Su residencia oficial es el Palacio de Kensington, pero también pasan algún tiempo en su residencia privada en Sandringham Estate en Norfolk". ¿Este nuevo puente que ha tendido Carlos ablandará a Harry, que aún se encuentra de gira promocionando sus memorias En la sombra (Spare), devastadoras para la institución?

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud