Casas Reales

Carlos III desahucia a Harry y Meghan de Frogmore Cottage para que su hermano Andrés tenga dónde vivir

En un juego de niveles de confianza y lealtades, el rey Carlos III va a desnudar un santo para vestir a otro. En este caso, ante las informaciones de que el príncipe Andrés de Inglaterra ante su falta de ingresos no podría financiar las reformas que su la mansión Royal Lodge de Windsor Great Park, donde vive desde 2004, su hermano el rey ha decidido explulsar a su hijo, el príncipe Harry y a su esposa, Megan Markle, de su hogar en Frogmore Cottage y ofrecer ese alojamiento real al deshonrado Andrés.

Este cambio de ocupantes de las mansiones reales comenzó en enero, el día después de que las explosivas memorias del príncipe Harry tituladas Spare llegaran a las librerías. Según fuentes cercanas al Palacio de Buckingham, la indignación del rey por las revelaciones de Harry sobre su vida familiar han hecho bueno al defenestrado hermano del monarca.

Lea tambiénEl príncipe Andrés se planta ante su hermano Carlos tras intentar echarle de Windsor: "No me iré"

Entre otras afirmaciones, el libro de hijo menor de Lady Di contenía algunas acusaciones consideradas sensacionalistas, entre ellas, las que relataba como el príncipe Guillermo le había empujado violentamente al suelo, o que que la reina consorte Camilla había filtrado historias sobre los hermanos a la prensa en su momento.

Según ha publicado el diario The Sun, "Este desalojo seguramente significa el final del tiempo de Harry y Meghan en el Reino Unido", ha afirmado su fuente porque, además, no se les ha ofrecido un hogar alternativo entre la enorme cantidad de propiedades de la familia real. Así las cosas, el matrimonio instalado en Los Ángeles, planea enviar el resto de sus pertenencias a su casa de Montecito, en los EE. UU., desde la casa de campo de Windsor Estate, el que ha sido el hogar de hijo pequeño de Carlos y su mujer en el Reino Unido desde que la reina Isabel II se lo regaló para su boda en 2018.

Con una casa, pero degradado

El rey Carlos le ha ofrecido a Andrés las llaves de la casa de cinco habitaciones, pero lejos de ser la solución ideal para el problema de alojamiento del hermano del monarca, en realidad el cambio de residencia representa una degradación significativa respecto a la categoría que tiene su actual hogar en Royal Lodge.

Por esta razón, las mismas fuentes del entorno de la monarquía inglesa confirma que el príncipe Andrés se "resiste" a ser trasladado a Frogmore Cottage. Carlos de Inglaterra quiere que su hermano abandone su actual mansión de un valor de 34 millones de libras, con una piscina, 40 hectáreas de terreno, y un total de 30 habitaciones en las que vive junto a su ex esposa Sarah Ferguson cuando está en Inglaterra.

La mansión necesita unas reformas de mantenimiento por un valor superior a los 7,5 millones de libras, que Andrés no podría pagar, puesto que se ha quedado sin los ingresos que recibía por formar parte de la familia real, tras haber sido despojado de sus títulos por su supuesta participación en el plan de tráfico sexual de Jeffrey Epstein.

Lea también- Nuevo escándalo real: otra presunta víctima de Epstein busca sentar al príncipe Andrés en los tribunales

"Andrés se resiste a la idea de mudarse a Frogmore Cottage después de que se lo ofrecieron la semana pasada", ha publicado el diario The Sun. Esta decisión del rey Carlos "muestra que Harry y Meghan son incapaces para detener el desalojo", y todo apunta que este "desahucio" es la única forma de comunicación que ha habido entre el rey y su hijo menory que, según las fuentes consultadas, padre e hijo no han hablado desde que "se lanzó Spare".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud