Casas Reales

Urdangarin y el ataque a Cristina haciendo ver que su San Valentín nevado fue en La Pleta

Así rezan varios titulares de hace una semana: "Iñaki Urdangarin y Ainhoa Armenia se escapan juntos a Baqueira y se alojan en la casa que la Familia Real tiene allí". El padre de Julio Iglesias lo hubiera definido en tres palabras: "Raro, raro, raro".

En efecto resultaba poco verosímil después de que la Familia Real rompiera toda relación con el ex duque de Palma. Las fechorías primero, juicio y cárcel incluidos, y sus andanzas donjuanescas este último año ha hecho mucho daño a la familia de Felipe VI. Sus desmanes económicos usando la posición de yerno de jefe del Estado llevaron a un miembro de la Familia Real española tan significado como la hija menor del Rey. La infanta Cristina se sentó en el banquillo de los acusados por primera vez en la historia de España y, aunque salió absuelta, su hermano le retiró el ducado y hasta le instó a que renunciara a sus derechos dinásticos tras dictaminar los tribunales que fue beneficiaria "a título lucrativo" del botín obtenido por el cuatrero de guante blanco en el que se había convertido el padre de sus cuatro hijos.

Cristina lo fió todo a su marido. Hizo el paseíllo ante las cámaras no solo de España sino de medio mundo, se humilló ante el juez explicando poco menos que era tonta y no enteraba de nada, y desfiló hasta la prisión de Brieva para visitar al preso más famoso del país desde Roldán. Luego llegó la infidelidad pública del señor Urdangarin, enamorado de una compañera de trabajo.

Por todo eso llama poderosamente la atención que ahora, como si Iñaki no fuera un apestado para Zarzuela, sino que fueran buenos amigos, le dejen la casa de Baqueira para que vaya allí con su novia, cuando ni siquiera le admitían en palacio para celebrar la Navidad con el resto de la familia antes incluso de que empezara su relación con Armentia.

Lea tambiénFelipe VI comió arroz con conejo y croquetas en Baqueira: los detalles de su día en la nieve

A Informalia le niegan que sea la casa que la Familia Real usa en la urbanización La Pleta el lugar donde el duque empalmado y su amante consumaron su San Valentín nevado.

"Hasta donde yo sé no es la casa", nos cuentan fuentes cercanas a Zarzuela que han analizado las imágenes publicadas por la revista Hola. "¡Qué raro que sean planos tan cerrados!". "En ninguna imagen se ve la casa, solo a él saliendo de una puerta, cuando allí son todos los inmuebles iguales. Si efectivamente fuera la casa que usa la Familia Real habría fotos que lo dejaran claro", argumenta un experto.

Se refiere a que si existieran se habrían publicado imágenes con planos abiertos en las que se viera claramente que están en esa casa. No hay ninguna foto que permita corroborar si es la casa.

De hecho, nos aseguran que en realidad se trata de un inmueble de algún amigo de Iñaki Urdangarin, puesto que el exjugador de balonmano del FC Barcelona tiene muy buenas amistades con propietarios que cuentan con residencias en la estación de esquí de Baqueira-Beret.

Nadie de la familia real tenía conocimiento previo de que Urdangarin hubiera estado en la casa. Ni antes ni después de ir. Tampoco para recoger enseres olvidados ante la inminente llegada de Felipe VI este fin de semana.

No en la casa de los Reyes

También se ha dicho que la infanta Cristina se ha sorprendido (además de cabrearse) con la noticia, por lo que todo parece indicar que nadie tenia constancia de que Iñaki fuera a ir. La empresa privada que gestiona las estancias en esta urbanización se ha salido de la ecuación asegurando que ellos no tienen nada que ver y que no han prestado ninguna llave a Urdangarin, como se ha llegado a decir. Por tanto, lo único que está claro es que Iñaki y Ainhoa estuvieron en la urbanización de La Pleta, pero no en casa de los Reyes.

Como hay dudas de que esa sea la casa y es imposible que la familia real le deje la casa a Urdangarin para que se aloje allí con su novia, con la que le ha sido infiel a la infanta Cristina, ahora surge la teoría de que solo fue a recoger sus cosas, como decíamos. Lo que nos dicen al respecto es que si fuera así "le hubieran fotografiado sacando sus esquís y botas, y no se ve nada de eso. De hecho ni siquiera van a esquiar, van a pasear por la nieve. No obstante, si él tuviera pertenencias en esa casa se las meterían en una caja y se las harían llegar.

"Casa Real tiene cortafuegos con Urdangarin como para que este no acceda a ninguna propiedad reservada para los Reyes", nos aseguran.

Y a esto se suma que Don Felipe ha acudido a Baqueira una semana después, en plena polémica de la casa. Un viaje planeado desde hace muchísimo tiempo. Y que la estación conocía, un dato más que hace imposible que prestaran las llaves a Urdangarin. "Nunca se arriesgarían a un enfado con la Casa Real".

Lo que nos cuentan es que Iñaki Urdangarin hizo llegar a algunos paparazzi que iba a acudir. Está claro que el marido de la infanta y su novia ya no se esconden. Iñaki y Ainhoa salen, entran y si tienen que alojarse en la misma urbanización donde la familia de su exmujer tiene casa, pues se alojan. "Iñaki ya no tiene que actuar midiendo las formas para no perjudicar a la familia de su exmujer, si es que alguna vez lo ha hecho. Y si tiene que dejarse ver en Baqueira, en el lugar donde la familia real ha pasado desde siempre sus vacaciones invernales, pues lo hace sin ningún tipo de reparo. A él le da lo mismo", nos apuntan. "Por lo único que puede tener algo más de reparo es por sus hijos y ya están curados de espanto".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud