Casas Reales

Carlos III recorta el sueldo a Andrés, obligado a abandonar la mansión de 34 millones en la que reside

El príncipe Andrés de Inglaterra y su exmujer Sarah Ferguson están angustiados por la amenaza de desalojo de la mansión que han ocupado ellos y su dos hijas, la princesa Beatriz y la princesa Eugenia, debido a que el rey Carlos III rebajará la asignación económica al que fuera amigo del pederasta Jeffrey Epstein y se viera envuelto en el escándalo por abuso sexual de Virginia Giuffrey cuando era menor de edad. El tercero de los hijos de Isabel II, por detrás del actual monarca y de su hermana Ana, no podrá pagar el costoso mantenimiento de la mansión Royal Lodge, que han ocupado desde hace 19 años. El denostado príncipe y su familia, incluida Fergie, quien ocupa la casa cuando está en Inglaterra, deberán abandonar el próximo verano su mansión en Windsor, que es propiedad de la Familia Real y tiene un valor de 30 millones de libras, casi 34 millones de euros.

Andrés recibió el aviso apenas dos meses después del fallecimiento de su madre, la reina Isabel II de Inglaterra, y cuenta con muy pocos meses para resolver la situación, sobrevenida tras su pérdida de ingresos, después de renunciar a sus deberes reales oficiales y dejar de percibir las 249.000 libras anuales de presupuesto del ducado de York por el escándalo relacionado con una de las víctimas de la red de explotación de Jeffrey Epstein, con la que se vio obligado a llegar a un millonario acuerdo para evitar ser juzgado. 

La preocupación se ha conocido tras anunciarles desde la Casa Real de que el rey Carlos recortaría los ingresos anuales que Andrés percibía como, el título nobiliario que tradicionalmente se otorga al segundo hijo varón del monarca británico, salvo que el anterior titular siga con vida. El propio Eduardo ya ha reconocido entre sus amistades que sin esa cantidad posiblemente no pueda pagar los costos de funcionamiento de la colosal propiedad.

El príncipe Andrés ya había sido advertido con anterioridad que sus ingresos podrían verse reducidos cuando un alto miembro de la realeza le hizo una broma durante la pasada Navidad y dijo en alto: "Echaremos a Andrew de la casa". Para el hermano de rey ha sido una desagradable sorpresa saber que su subvención anual se reduciría a partir de abril.

Según han podido saber de fuentes cercanas a la familia el diario The Sun, Andrés y Sarah están muy preocupados porque les han avisado con muy poco plazo, tan solo unos meses: "No están siendo expulsados explícitamente, pero se espera que no pueda pagar el mantenimiento", han revelado las fuentes cercanas al duque.

Antes de la muerte de la difunta reina, al parecer Andrés confiaba en su generosidad para sobrevivir gracias a fondos privados del Ducado de Lancaster, cuyo último informe era de esas 249.000 libras esterlinas al año de presupuesto. Sin embargo, el recorte en sus ingresos ordenado por su hermano le obligará a depender solo de su pensión de la Marina, que no es suficiente para mantener la mansión en la que vive.

La casa de Andrés, ahora es de Carlos

La mansión le fue arrendada al príncipe después de la muerte de la Reina Madre. Se mudó en 2004 con sus dos hijas, Beatriz y Eugenia, y es allí donde Sarah Ferguson vive cuando no está viajando. Fergie ya ha explicado en alguna ocasión que decidieron que ella viviera en la mansión siempre que estuviera en el Reino Unido: "Tengo la suerte de quedarme en Royal Lodge. No lo llamaría mi hogar porque sería presuntuoso. Somos la pareja divorciada más feliz del mundo", porque la relación es tan buena entre ambos que han teniso incluso que llegar a negar en alguna ocasión que habían vuelto a estar juntos.

Lea tambiénLa furia del príncipe Andrés tras quitarle sus escoltas: Carlos III le deja solo

Recientemente a Andrés se le había pedido desde la institución real que pagara las renovaciones de la casa él mismo, las cuales, según los informes, rondaban los 7,5 millones de libras esterlinas.Tras la muerte de su madre en septiembre 2022, la propiedad real ahora es del rey Carlos III, que está decidico a gestionarla con presupuestos más ajustados. La mansión Royal Lodge está ubicada en Windsor Great Park, a unas tres millas de la residencia principal de Isabel II, el Castillo de Windsor.

Según publica Mirror, se trata de un extenso terreno con un valor de 30 millones de libras que cuenta con 30 habitaciones, una piscina y 98 acres de tierra. Junto con la casa principal, el contrato de arrendamiento incluía Gardener's Cottage, Chapel Lodge, seis Lodge Cottages, alojamiento de seguridad policial y la friolera de 40 hectáreas de tierra.

La situación es preocupante para el príncipe y su exmujer, pero no desesperada, porque tienen un contrato de arrendamiento de 75 años y simplemente no puede ser desalojados. No obstante, el príncipe deberá buscar su solvencia financiera si quiere mantener su casa. Hay que recordad que ha tenido que realizar un multimillonario desembolso a su acusadora estadounidense, Virginia Giuffre, cuyas afirmaciones de abuso siempre ha negado. Ahora, Andrés quiere impugnar los términos de ese acuerdo, pero sabe que le costará otra batalla legal, y muy cara.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments