Casas Reales

El business de Corinna Larsen con el ladrillo: así es la mansión que compró por 6,6 millones y vende por 17

Rodeada de campiñas, naturaleza y bosques verdes en todo su esplendor. Corinna Larsen, ex amante de Juan Carlos I,  adquirió esta mega propiedad de 80 hectáreas (más de 80 campos de fútbol), que está situada en Shropshire, en la región Midlands, a unas cuatro horas al oeste de Londres. Pagó por la finca 6,7 millones de euros, tal y como señala The Times. Ahora está en venta por 17, publica Daily Mail. Coincide que ejecutó la compra después de haber recibido, de manos de don Juan Carlos, los famosos 65 millones en concepto de donación. Corinna quiere hacer business.

La bucólica parcela, que se llama Chyknell, dispone de varias casitas de campo para invitados. También, un establo, un granero y hasta un pequeño coto de caza. La mansión de dos pisos, con once habitaciones, fue edificada sobre esta propiedad que data del siglo XIII. La empresaria alemana se hizo con la finca en el año 2015, un año después de la abdicación de Juan Carlos I y tres después de que este le donara los 65 millones. La princesa la adquirió para su hijo Alexander. 

El interiorismo, que ha sido reformado por la propia Corinna, sigue una línea clásica y campestre. Salón con tres sofás, tapicería de flores, grandes cortinas y chimenea. Anexo, el comedor, con una inmensa mesa dispuesta para doce comensales y otra chimenea. Un espacio alfombrado y decorado con frescos de flores en las paredes. También hay una sala de billar y una bodega.

Imponente, la piscina. Está ubicada en el jardín, rodeada de abetos y flores. También se puede practicar criquet y tenis.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.