Casas Reales

Harry, desenmascarado por su instructor militar: la mentira de un vuelo de entrenamiento "suicida"

Las polémicas memorias del príncipe Harry siguen dando qué hablar más de 20 días después de su publicación a nivel mundial. En el libro, el duque de Sussex cuenta un dramático episodio sobre un vuelo de entrenamiento militar "suicida", que no fue cierto.

Lea también: La guerra de los Sussex: por qué Carlos III asistirá a su coronación con uniforme militar

Con The Mirror ha hablado su instructor, Michael Booley, y ha desvelado que dicha historia "es una completa fantasía". "Estoy asombrado por esto. Incluso en estado de shock", asegura Booley. 

Según escribe el marido de Meghan Markle, "en uno de nuestros primeros vuelos juntos, sin previo aviso, Booley puso el avión en pérdida. Sentí que el ala izquierda se hundía, y luego, tras varios segundos que parecieron décadas, recuperó el avión y niveló las alas. Me quedé mirándole. '¿Qué demonios...? ¿Fue un intento de suicidio abortado?', 'No', dijo. Era la siguiente etapa de mi entrenamiento". 

Pero Michael niega que haya pasado algo así: "Aunque el libro me halaga, me temo que el recuerdo de las salidas y las lecciones es inexacto. Es importante destacar que en la cabina de mando nada es una sorpresa. En cada salida se informa exhaustivamente de antemano, cada aspecto. El único momento en que hay sorpresas es más adelante en el programa, no como se indica en el libro. Los fallos de motor se practican antes del primer vuelo solo, obviamente, por si el alumno sufre uno". 

Aunque no está de acuerdo con la "dramatización" en la autobiografía del hermano del príncipe de Gales, el instructor le guarda cariño: Era un alumno excepcional, con mucho talento. Pero creo que lo que cuenta sobre las salidas aéreas se ha dramatizado. Entiendo que es el resultado de la escritura fantasma". J. R. Moehringer es el biógrafo que está detrás del libro del nieto de Isabel II, Spare.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.