Casas Reales

Harry y Meghan cavan su propia tumba (mediática): lo que dicen las últimas encuestas

Una fractura familiar, un conflicto diplomático y una caída en desgracia. Eso es lo que han provocado las famosas memorias del príncipe Harry. A ocho días de su lanzamiento mundial, la conclusión es clara: En la sombra ha matado mediáticamente a los duques de Sussex. Sus índices de popularidad han caído a los abismos incluso en Estados Unidos, donde las últimas encuestas los tachan de personajes 'non gratos' entre la élite americana.

Los Ángeles recibió a Harry y Meghan Markle con los brazos abiertos pero los continuos e indiscriminados ataques del matrimonio contra la familia real británica ha colmado la paciencia del público que les brindó un nuevo hogar. Según la última encuesta de Newsweek, el príncipe ha bajado 45 puntos en el índice de popularidad en la última semana; mientras que su esposa lo ha hecho en 36 puntos.

Lea también: Harry y Meghan buscan una reconciliación con la familia real británica antes de la coronación de Carlos III

Ellos lo saben y están preocupados. Por eso, Harry ha accedido a reunirse con su padre, el rey Carlos III, y su hermano, el príncipe Guillermo, antes de la coronación del primero, el próximo 6 de mayo. "Va a hacer falta flexibilidad por todas las partes, pero se puede hacer y se puede solucionar", dijo una fuente cercana al rey a The Sunday Times. "Ambas partes necesitan levantar las manos y admitir que no hicieron todo bien, y nos equivocamos en muchas cosas, y tenemos que decirle: 'Entendemos el dolor por el que has pasado'. No todo el mundo aquí se comportó bien, pero Harry tiene que ser capaz de sentarse y decir: 'Nosotros tampoco nos comportamos bien'. Tenemos que movernos sobre ello y hacerlo antes de abril. El Rey necesita una carrera clara para la coronación", añadió.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.