Casas Reales

El cariñoso beso de Felipe VI a su padre Juan Carlos I en Atenas: cuando lo personal es muy distinto a lo institucional

Los actos fúnebres para despedir al último rey de los helenos, Constantino II, propiciaron el reencuentro de la familia real: los Borbón, todos juntos en la Catedral Metropolitana de Atenas y en el entierro, en la finca de Tatoi. En este homenaje, privado, no oficial y sin honores de Estado, se evitó la concidencia de los dos reyes de España, espaciando las llegadas y las salidas de ambos. La escaleta del acto de la seo estaba medida para que esa foto de Felipe VI y Juan Carlos I no se produjera. Sin embargo, sí hubo un encuentro, un abrazo y un beso. Lo hemos conocido ahora, a través de unas imágenes del diario griego iefimerida y de la televisión Star News. Un gesto de afecto en un momento de intimidad que evidencia la lejanía que existe con el mensaje institucional de distancia y frialdad entre padre e hijo.

El abrazo, afectuoso, tuvo lugar en la finca de Tatoi. Allí se celebró el entierro de Constantino II y allí vimos a la reina Sofía, muy emocionada, agarrada del brazo de su nuera Letizia. En el recorrido hacia el camposanto, don Felipe se unió a ellas. Unos metros detrás, ayudado de dos asistentes, caminaba don Juan Carlos. El emérito ha mostrado algunos problemas de movilidad y se ha servido en todo momento de un bastón. Para acceder hasta allí se valió de un buggy de golf.

Casa del Rey

Lo familiar frente a lo institucional

En el momento del encuentro, el jefe del Estado abraza a su padre y le da un beso muy afectuoso. El rey emérito parece muy emocionado ante este gesto de su hijo, tal y como recogen el diario y la televisión. El beso, inédito e inesperado, de don Felipe a su padre evidencia la enorme distancia que existe entre la realidad íntima y familiar de los dos reyes y el mensaje institucional que se transmite desde Casa Real. Un mensaje de distancia y de no contacto en el que don Juan Carlos, autoexiliado en Abu Dabi, vive en su retiro desde casi tres años para invisibilizarse, desaparecer de la vida pública y dejar trabajar a su hijo.   

comentariosicon-menu2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Adela Ramón
A Favor
En Contra

Son padre e hijo. ¿Cómo alguien ha podido pensar que lo que dicen de que no tienen relación puede ser verdad?. Hay vínculos que están por encima de todo. Y los que somos padres lo sabemos.

Puntuación 10
#1
Luis
A Favor
En Contra

Lo más normal del mundo, que un hijo de dos besos a su padre anciano.

Puntuación 2
#2