Casas Reales

Doña Sofía, muy emocionada, encuentra refugio en doña Letizia: agarradas del brazo en el entierro de Constantino II

Los actos fúnebres para despedir al último rey de los helenos, Constantino II, han propiciado el reencuentro de la familia real. Tras la misa funeral sin honores de Estado se ha celebrado el entierro, en la finca de Tatoi. En el recorrido hacia el camposanto, que ha sido limpiado y acondicionado para dar sepultura al ex monarca, la reina Sofía iba agarrada del brazo de su nuera Letizia.

Día de duelo de Grecia. La capital ha acogido este lunes 16 de enero los actos fúnebres del ex monarca en la Catedral Metropolitana de la capital. Felipe VI y Letizia han brindado su último adiós a Constantino, cuyo féretro aparecía cubierto con la bandera griega y una gran corona de flores blancas.

El gran cambio de Irene Urdangarin, la hija de la infanta Cristina e Iñaki: se refugia en su hermano Pablo

La imagen de los cuatro reyes juntos finalmente no se ha producido en la catedral. Ni a la llegada ni la salida. Durante la misa exequial, don Felipe y doña Letizia se han sentado junto al resto de los jefes de Estado, a la izquierda del ataúd. Justo enfrente se encontraban los eméritos con sus hijas y sus nietos.

Tras la misa, de cuerpo presente, los restos mortales de Constantino han sido trasladados al cementerio de la finca de Tatoi, la que fuera residencia de verano de los padres de doña Sofía cuando era niña. Allí ha tenido lugar el entierro de carácter privado no oficial y sin honores militares. A lo largo del camino, doña Sofía, visiblemente emocionada, ha encontrado apoyo y refugio en doña Letizia. Juntas, agarradas del brazo, han caminado hasta la tumba, donde ha sido depositado el féretro. También se ha unido a ellas el jefe del Estado. Unos metros detrás, ayudado de dos asistentes, caminaba don Juan Carlos.

Tras la ceremonia, la familia Borbón, siempre arropando a doña Sofía y a Irene, hermanas del difunto, ha llegado al restaurante del hotel Grande Bretagne para compartir una comida. Es el segundo encuentro familiar en Atenas. Los eméritos y las infantas con sus hijos se han citado en el restaurante del Luxury Collection Hotel Grande Bretagne, en Atenas, donde se han alojado. La reina emérita iba agarrada del brazo de Froilán, mientras Victoria Federica caminaba junto a su primo Miguel. También entraban en ese momento Elena, Irene, Cristina y Juan, hijo de ésta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud