Casas Reales

Don Juan Carlos y doña Sofía, arropados por sus hijas y nietos en el funeral de Constantino: no coinciden con Felipe VI y Letizia en la entrada

Constantino II, fallecido a los 82 años, va a ser enterrado como un ciudadano más. Una misa funeral sin honores de Estado será el último adiós que reciba el hermano de la reina Sofía. Día de duelo de Atenas, que este lunes 16 de enero acoge los actos fúnebres del que fuera el último rey de los helenos.

La comitiva de la familia real española iba encabezada por los reyes eméritos. Don Juan Carlos, con un bastón en la mano derecha, se ha apoyado en un ayudante para subir las escaleras de entrada a la Catedral Metropolitana de Atenas. Iba junto a su mujer, doña Sofía. Doña Irene caminaba del brazo de su sobrina, la infanta Cristina. Les seguía la infanta Elena y los nietos de los eméritos. En los aledaños de la seo ateniense se han oído aplausos de la llegada. Eran las 10:40 de la mañana. Una vez que han entrado, han presentado sus condolencias a los hijos de Constantino, Pablo, Felipe, Teodora, Alexia y Nicolás. Han ocupado los bancos dispuestos a la derecha del altar.

Felipe VI y doña Letizia ha asistido también a las exequias en memoria de Constantino. Los Reyes de España, que aterrizaron en la capital el domingo 15 y compartieron una cena con el resto de la familia real, han arribado a las 11:07 minutos. Pablo, primo del monarca, ha sido el encargado de recibirles en las puertas de la catedral. 

Hasta el último minuto desconocíamos si se iba a producir la fotografía más esperada de los cuatro reyes juntos: don Felipe y doña Letizia con los reyes eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía. La misma imagen que tuvo lugar en el funeral en memoria de Isabel II, en Londres, el pasado mes de septiembre.

Otro retrato que también ha levantado una expectación altísima: el de las infantas con su hermano don Felipe y su cuñada Letizia en un acto de la agenda institucional. Elena y Cristina, que llegaron a la capital griega en la víspera, se sumaron a la cena cónclave con sus padres y con los Reyes de España. También se encontraban los nietos de los eméritos, Froilán, Victoria Federica, Juan, Pablo, Miguel e Irene. Todos, excepto la princesa Leonor y su hermana Sofía. A la salida de esa cena, doña Letizia y su cuñada Marie-Chantal Miller escenificaron su reconciliación pública.  

Esta reunión de la familia real es una circunstancia excepcional si tenemos en cuenta que la última vez que vimos a don Felipe y doña Letizia con las infantas y los eméritos fue hace tres años en El Escorial (Madrid), en el funeral de doña Pilar de Borbón, en enero de 2020, poco antes de que estallara la pandemia.

Para Juan Carlos I, que llegó a la capital griega procedente de Abu Dabi, la asistencia al funeral de su cuñado Constantino supone su reaparición en un acto oficial. Además, con una visibilidad internacional extraordinaria para él, ya que se esperaba la llegada de representantes de varias casas de la realeza europea. Entre otros, la reina Margarita II de Dinamarca, hermana de Ana María, viuda del monarca. Los reyes de Suecia, Carlos XVI Gustavo y Silvia; los de Holanda, Guillermo y Máxima, junto a la reina Beatriz; el heredero de Noruega, Haakon y su mujer, Mette-Marit. De los Windsor, también estaba prevista la asistencia de la hermana de Carlos III, Ana, que ha llegado acompañada por su marido, Timothy Laurence.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud