Casas Reales

Carlos III, en modo 'aguantando el chaparrón' tras la bomba mediática de Harry y Meghan en Netflix

Mirando hacia arriba y con el semblante serio. Es la imagen más estoica e inalterable de Carlos III de este jueves 8 de diciembre, el mismo día que la plataforma de Netflix ha estrenado la docuserie de Harry y Meghan. Los truenos y rayos descargaban sobre el Palacio de Buckingham ante la emisión de los tres primeros capítulos de este serial en que se escuchan revelaciones de los Sussex sobre su vida en el seno de los Windsor. Estas confesiones también apuntan hacia el que ahora es el cabeza de The Firm. En pleno temporal, el monarca ha presidido un acto.

Impasible, resignado y profesional, el rey Carlos III ha hecho frente a sus compromisos de agenda y se ha plantado este jueves 8 en la Iglesia de King's Cross, en Londres. Alguien del público ha llegado a lanzarle la pregunta más incómoda sobre qué opinaba de la serie de su hijo Harry y Meghan, pero Carlos, firme, no ha dicho nada. No ha habido palabras. Tampoco han volado huevos (ya recibió uno en un acto y no era el primero). No estaba el horno para nada.

Con la prensa británica retransmitiendo el minuto a minuto de los tres capítulos de los Sussex, el ambiente estaba condicionado por el monotema. A su llegada, Carlos se ha reunido con voluntarios y beneficiarios de iniciativas comunitarias locales de King's Cross, en una visita al centro comunitario King's House de la capital.

El silencio ha marcado el acto del día. Carlos, en modo 'aguantando el chaparrón', ha seguido el guion marcado por su madre en torno a la cultura del silencio.

Lea también - Meghan se estrena en Netflix con una toalla en el pelo: "H. está en Londres y yo estoy aquí. No sé ni por dónde empezar"

Las revelaciones de su hijo Harry en la serie del gigante del streaming han llegado en forma de pullas, como que se crió en África: "Tengo una segunda familia allí. Un grupo de amigos que literalmente me crió". Haciendo frente común con su mujer, Meghan, asegura que lo "más importante" para ellos es "no repetir los mismos errores" que "quizás" cometieron sus padres. Ambos,  hijos de matrimonios divorciados, se sienten unidos en una infancia que tiene "mucho en común". Además, el duque ha comparado a su esposa con su madre, Diana de Gales, como dos mujeres que han sufrido la insoportable presión de vivir palacio y lidiar con los tabloides.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments