Casas Reales

La furia del príncipe Andrés tras quitarle sus escoltas: Carlos III le deja solo

Nadie le quiere. Ni su hermano el rey Carlos III ni el Gobierno de Rishi Sunak ni la gente. El príncipe Andrés sigue pagando por sus escándalos y por su oscura relación de amistad con el pedófilo millonario Jeffrey Epstein, responsable de una red de tráfico sexual de menores. La factura que debe pagar no tiene fin. Si su madre, Isabel II, le retiró sus títulos y honores militares tras el caso Giuffre, ahora el duque de York se queda sin sus guardaespaldas. Esta medida, que se hace efectiva a partir de este jueves 1 de diciembre, según publica The Sun, ha despertado su furia.

Solo y con un cordón sanitario a su alrededor. Así se encuentra el defenestrado príncipe Andrés. No desempeña ninguna de labor de representación en The Firm, nadie quiere saber nada de él en la Casa. Sobre todo, el rey, que con este paso se desmarca. Ya lo hizo cuando nombró a sus hermanos Eduardo y Ana como sustitutos en caso de ausencia.

Los escoltas de Andrés: 3,5 millones de euros al año

La decisión del Gobierno de Rishi Sunak de despojarle de sus escoltas, y que se hará efectiva el 1 de diciembre, ha levantado su voz y ha despertado su enojo, según el rotativo. Tanto, que Andrés estaría analizando la posibilidad de demandar al ministerio del Interior y a la Policía Metropolitana. "Va escribirles mostrando sus quejas", publica Sun on Sunday citando una fuente cercana.

Esta medida afecta a su vida y a su seguridad, pero también afecta al bolsillo de los contribuyentes. Sus escoltas supondrían un gasto de unos 3,5 millones de euros al año, que eran costeados por las arcas públicas. El duque, que vive en la sombra mediática, está instalado en Windsor, donde reside con su ex mujer, Sarah Ferguson.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments