Casas Reales

Kate Middleton deslumbra con la tiara de Lady Di y vestido joya en su primera cena de gala como princesa de Gales

La nueva princesa de Gales ha aprobado Cum Laude su primer acto de gala. Ha sido este martes, en el palacio de Buckingham, donde el rey Carlos III ha ofrecido una cena en honor al presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, y su esposa, Tshepo Motsepe. Kate Middleton ha estrenado un espectacular vestido joya firmado por Jenny Packman y ha hecho un guiño a la querida Lady Di recuperando su tiara favorita, la Cambridge Lover's Knot, que no salía del joyero real desde 2019.

La pieza, con 19 arcos abiertos con diamantes talla brillante y 38 perlas en forma de gota que la reina Isabel II cedió a Diana de Gales como regalo de boda, también se ha convertido ya en la favorita de Kate Middleton, de la que todos esperaban que estrenara su propia tiara esta noche. La esposa de Guillermo de Inglaterra ha optado, sin embargo, por recuperar la Lover's Knot. Fue un encargo de María de Teck, abuela de Isabel II, a la joyería Garrard en 1913. Además, Kate ha completado el outfit con pendientes de perlas, también de Diana, así como un brazalete diseñado en 1988 por Nigel Milne.

El vestido, como decíamos, es de estreno, un diseño liso en crepé elástico de Jenny Packman con capa y hombreras joya que la princesa ha personalizado cerrando la abertura original de la espalda, poco apropiada en esta ocasión.

Llevaba también la banda de la Real Orden Victoriana, que recibió de manos de Isabel II en 2017, y el broche que Kate estrenó en el Día del Recuerdo (un regalo por su 40 cumpleaños que su marido adquirió en una subasta), además de la insignia de la Orden de la Familia Real, que le otorgó Isabel II.

Camilla estrena tiara de Isabel II

También era la primera vez para la nueva reina consorte. La esposa de Carlos III ha escogido para la noche un vestido azul de Bruce Oldfield, el mismo con el que posó para un reportaje de la revista Vogue, y ha lucido, por primera vez, la tiara de zafiros belgas, que hasta ahora solo había descansado sobre la cabeza de la fallecida Isabel II. Perteneció a la princesa Luisa María de Bélgica y la reina la compró en una subasta para combinarla con un juego de pulsera, collar y diamantes que le había regalado su padre, el rey Jorge VI, por su boda.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

JAJAJAJJAJAJA!!!
A Favor
En Contra

LE QUEDARÍA MEJOR AL CALVITO.

Puntuación 0
#1
No ha sido posible realizar el purgado