Casas Reales

Campaña contra Corinna Larsen: ¿quién pone de acuerdo a los detractores de la amante del Rey?

A medida que se van publicando nuevos episodios del podcast de Corinna Larsen, en los que desvela su versión de la relación con el rey Juan Carlos, las críticas contra la empresaria alemana aumentan en redes sociales y en boca de personajes conocidos y periodistas mediáticos en los platós de televisión. Se ha llegado a calificar a la amante del antiguo monarca de "ambiciosa sin límites", "calculadora" y "fría", cuando no de poco menos que de prostituta, embaucadora y ahora "vengativa y sin escrúpulos", "buscando incluso hundir a la monarquía".

Da la impresión de que se trata de una campaña contagiosa, en la que el anterior jefe del estado es una víctima de la profunda maldad de una mujer sin escrúpulos. Una trampa en la que el rey cayó sin darse cuenta, ciego de amor.

Lea también: Corinna dice que don Juan Carlos había bebido alcohol la noche que se cayó en Botsuana

Sin embargo, a veces hay quien justifica o admira a la famosa alemana. El escritor presentador y guionista Boris Izaguirre acaba de afirmar que, "Corinna es una gran mujer, que no sabemos entender y a la que nunca agradeceremos bastante lo que ha hecho por nuestro reino", dice. "Nos ha permitido conocer cómo era el rey emérito. Al estar dentro, ella nos cuenta lo que ocurría allí", dice el venezolano.

Entre los fake news que se difunden estos días, se aseguraba que al regreso de Bostwana, en el avión privado que traía a don Juan Carlos accidentado junto a la alemana, su hijo y el ex marido de ella, Philip Atkins, los servicios secretos del CNI se acercaron al aparato en el aeropuerto de Torrejón y le exigieron a Corinna que no se bajara y se fuera de España.

Ella ha reaccionado a este bulo con su versión de lo ocurrido: "Es absolutamente incierto. Nadie se acercó al avión ordenando que dejara el país. Nadie me echó de España. Como era un vuelo largo y complicado, mi ex marido, mi hijo y yo nos fuimos al hotel Villamagna a pasar la noche. Al día siguiente, Philip voló a Londres y mi hijo y yo seguimos viaje a Suiza. Esa es la verdad de la historia".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.