Casas Reales

Carlota Casiraghi confía en Chanel para brillar en el debut de su marido, Dimitri Rassam, en Mónaco

Este sábado, la mayor parte de la familia Grimaldi volvía a reunirse para celebrar el Día Nacional de Mónaco. Este año, además del regreso de la princesa Charlene tras un tiempo alejada de la vida pública por su enfermedad, también era el debut de Dimitri Rassam, el marido de Carlota Casiraghi, y el hijo que tienen en común, Balthazar.

Lea también: Charlene regresa por la puerta grande y protagoniza el Día Nacional de Mónaco tras su enfermedad

Tras la misa de Acción de Gracias y el saludo en el balcón de la familia a todos los ciudadanos allí presentes, por la noche se celebró el tradicional concierto en el Grimaldi Forum. Una velada presidida por Alberto y su mujer, y que contó con la presencia de la princesa Carolina y sus tres hijos mayores.

Para la ocasión, las mujeres de la familia hicieron un despliegue de estilo con looks de alfombra roja que no dejaron indiferente a nadie. La exnadadora eligió un vestido azul de Terrence Bray. Un diseño de manga larga y cuello alto que combinó con unos pendientes de zafiros, salones de terciopelo y clutch dorado. La esposa del príncipe Alberto llevaba, además, la banda rojiblanca de la Orden de Saint-Charles.

Carolina de Mónaco también escogió el azul y lució un elegante vestido de Chanel con mangas transparentes y falda de gasa que transformó a su gusto. Su nuera, Beatrice Borromeo, se decantó por un vestido en color dorado de Dior, cargado de lentejuelas y con mangas transparentes. Tatiana Santo Domingo, fiel a su estilo, llevó un vestido de terciopelo negro de la firma Saloni.

El acertado estilismo de Carlota Casiraghi destacó. La mujer de Dimitri Rasam, que no se separó de ella en ningún momento, confió en Chanel para la ocasión con uno de sus clásicos vestidos tweed. Un mondelo de cuadros en rojo, rosa y negro con detalles de pedrería en el pecho, cintura marcada y falda ligeramente evasé de largo hasta los tobillos. La hija de Carolina de Mónaco, de 36 años, completó su look con unos salones de punta redonda y un bolso de mano negro. 

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.